El director del Cenapred, Carlos Valdés, expuso los escenarios que enfrenta la Ciudad de México en materia sísmica

México.— El director del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Carlos Valdés, expuso en el Senado de la República los escenarios que enfrenta la Ciudad de México en materia sísmica, y presentó fotografías y evidencias que indican fallas en la construcción de inmuebles que colapsaron el pasado 19 de septiembre.

Al participar en el foro “Consulta del Marco Normativo de México ante los Retos del Marco Sendai para la Reducción del Riesgo 2015-2030”, organizado por el Senado, refirió casos como el del Colegio Enrique Rébsamen, donde con fotografías explicó la forma en que se aumentaron pisos, balcones, corredores y la casa de la directora, todo ello sin reforzar o construir columnas.

Puedes leer: Sismos cambiaron percepción de México: Coppola

Valdés González comentó el tema de los posibles sismos que podrían afectar en el futuro a la capital del país, por su cercanía con la Brecha de Guerrero, es decir, a menos de 300 kilómetros de distancia.

Explicó que, de acuerdo con reportes del Servicio Sismológico Nacional, en 2016 se registraron 15 mil 460 eventos sísmicos, un promedio de 35 por día. En el presente año, se tiene el registro de 20 mil sismos, un promedio de 20 cada 24 horas.

El director de Cenapred dijo que preocupa la posibilidad de que se repitan sismos con magnitudes de 7.5 y 7.7, como ocurrió entre 1899 y 1911.

“Estos ya podrían provocar daños cercanos en la región de la Costa Grande y también por el fenómeno de amplificación de la Ciudad de México, estando a 300 kilómetros de distancia”, apuntó.

El funcionario mencionó un segundo escenario  en el cual se produciría un solo sismo que ronde los 8.2 grados y en caso de tener lugar en la Brecha de Guerrero, sería de una mayor duración en comparación con el terremoto de 1985.

Un tercer escenario, explicó, sería un movimiento telúrico mayor a 8.4.  “Y todavía hay para los masoquistas: si sumamos el del 57, han pasado 60 años… podríamos tener un sismo de magnitud 8.4. Ese es el escenario menos factible, por el pasado histórico, y hablamos de cinco mil años. No se ha observado en esta región un sismo con esas características, que dejaría marcas, sobre todo, en la generación de un tsunami”, agregó.

Dijo que el sismo del 19 septiembre pasado, con magnitud de 7.1 grados, fue equivalente a la energía liberada de 100 mil bombas atómicas.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Protección Civil, senadora Angélica Araujo Lara, dijo que los sismos ocurridos en septiembre pasado deben preparar a la población y al Estado mexicano para prevenir y reaccionar de manera eficiente.

Te puede interesar: Costará 10 mmdp reparar edificios históricos dañados por sismos

Asimismo, sancionar a las autoridades que permiten construcciones irregulares que ponen en riesgo la vida de los ciudadanos, coincidieron senadores y autoridades en materia de Protección Civil.

El presidente de la Comisión de Marina, senador Ricardo Barroso Agramont, urgió a programar recursos para atender los efectos de los desastres naturales y sancionar a quienes ponen en riesgo la vida de los mexicanos, al permitir construcciones en zonas de alto riesgo.

agch