Los centroamericanos se aventuran a dejar su país pese a las amenazas de Donald Trump de deportarlos