Donald Trump, elevó su discurso antiinmigración al asegurar que el país no se convertirá en un campo de de refugiados

EU.— La política del gobierno de Estados Unidos de separar a los niños de sus padres inmigrantes arrestados cruzando la frontera con México ha levantado una creciente ola de reproches, que arrincona al presidente Donald Trump.

La controversia se volvió una prueba clave de la determinación de Trump de llevar su postura contra la inmigración hasta las últimas consecuencias prácticas, o ceder al mayor cuestionamiento moral que le plantean figuras como la exprimera dama Laura Bush.

Te puede interesar: Aumenta inmigración de niños a EU

Dentro de un viejo almacén en el sur de Texas, Estados Unidos, cientos de niños inmigrantes separados de sus padres permanecen en jaulas de metal. Una de ellas tenía 20 menores. Sólo tienen papel aluminio para que se cubran al dormir.

La Patrulla Fronteriza permitió el pasado domingo que la prensa ingresara brevemente a la instalación donde detiene a las familias arrestadas en la frontera con México, en respuesta a las nuevas críticas y protestas sobre la política de "tolerancia cero" del gobierno del presidente Donald Trump en cuestiones de inmigración y la resultante separación de familias.

Había más de mil personas dentro de la amplia y oscura instalación dividida en secciones distintas para menores no acompañados, adultos que viajan solos, y madres y padres con niños. Las jaulas en cada sección desembocan en zonas comunes donde hay baños portátiles. Las luces en los techos están encendidas las 24 horas.

Los agentes no permitieron que los reporteros tomaran fotos ni hablaran con los detenidos.

Se han propagado historias de niños arrancados de los brazos de sus padres, y de padres que no saben a dónde han llevado a sus hijos.

Casi dos mil niños han sido separados de sus padres desde que el secretario de Justicia Jeff Sessions anunció la política, la cual ordena que los funcionarios de Seguridad Nacional refieran todos los casos de ingreso ilegal al país a fiscales para que les presenten cargos.

Instituciones religiosas y activistas por los derechos humanos han criticado fuertemente la política, calificándola de inhumana.

El congresista demócrata Peter Welch, luego de visitar junto a otros legisladores y periodistas un centro de detención en Texas, describió la situación en su cuenta de Twitter.

"Acabo de salir de una 'instalación de procesamiento' de la patrulla fronteriza conocida como 'nevera'. No es nada menos que una prisión", dice el tuit.

Por su parte, la exprimera dama Laura Bush dijo que se parecía a los campos de internamiento utilizados para los estadounidenses de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

"Una jaula tenía 20 niños dentro. También había botellas de agua, bolsas de papas fritas y hojas de láminas grandes destinadas a servir como mantas".

Checa también: Trump deportará a padres indocumentados

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevó su discurso antiinmigración al asegurar que el país no se convertirá "en un campo de acogida de refugiados" a la par que criticó a Europa, en plena polémica por la separación de menores de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera con México.

"Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia", dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.

En tanto, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, afirmó que el Gobierno no pedirá "disculpas" al asegurar que "las acciones ilegales tienen consecuencias".

“No pediremos disculpas" por la separación de niños de sus familiares en la frontera con México”, afirmó en un discurso ante la Asociación Nacional de Sheriffs en Nueva Orleans (Luisiana).

Nielsen remarcó que aquellos que "comenten acciones ilegales tienen consecuencias", al margen de si están acompañados por menores de edad o no.

"Este gobierno tiene un mensaje sencillo: si cruzas la frontera de manera ilegal, serás procesado", agregó la funcionaria. Además, instó "a no creer a la prensa" y señaló que los niños separados de sus familiares "están muy bien cuidados".

AGP