El único africano ganador de un Balón de Oro, el exfutbolista George Weah, será el nuevo presidente de Liberia

Nairobi.— El único africano ganador de un Balón de Oro, el exfutbolista George Weah, será el presidente de Liberia, con el 98 por ciento de los votos escrutados de la segunda vuelta de las elecciones celebrada el martes.

Según los resultados provisionales anunciados este jueves por la Comisión Electoral Nacional (NEC) del país, Weah, del Congreso por el Cambio Democrático (CCD), obtuvo el 61.5% de lo votos frente al 38.7% del actual vicepresidente del país, Joseph Boakai, del Partido de la Unidad (PU).

La Comisión Electoral hará público el escrutinio completo, momento en el declarará al exjugador como sucesor oficial de la actual jefa de Estado, Ellen Johnson-Sirleaf.

El exfubolista ya ganó la primera vuelta de las elecciones celebradas el pasado 10 de octubre, cuando obtuvo el 38.4% de los votos y dejó a Boakai en un segundo puesto con el 28.8% de los sufragios.

La segunda vuelta debería haberse celebrado el pasado 7 de noviembre, pero fue retrasada debido a que el tercer candidato más votado, Charles Brumskine (Partido por la Libertad, PL), presentó un recurso con acusaciones de fraude, que fueron finalmente desestimadas por el Tribunal Supremo.

Más de dos millones de electores fueron llamados a acudir a las urnas para culminar el primer traspaso de poderes entre dos presidentes elegidos democráticamente en 73 años.

Con el anuncio del próximo presidente de país, se cierra la etapa presidencial de Sirleaf, la única mujer que ha llegado a una jefatura de Estado en África, tras vencer en los comicios de 2005 y resultar reelegida seis años después.

El exdelantero, considerado por la FIFA como mejor jugador africano del siglo XX y recordado especialmente por su etapa en el Milán, equipo con el que ganó dos ligas en los 90, ha necesitado de dos intentos para convertirse en jefe de Estado.

El primero de ellos fue en 2005. En aquella ocasión fue derrotado en una ajustada segunda vuelta por la actual presidenta, la nobel de la Paz Ellen Johnson-Sirleaf.

Weah se negó a aceptar los resultados de una votación que "fue de todo menos democrática, libre y transparente", según denunció, pero la presión de la comunidad internacional, que pretendía evitar una nueva crisis en Liberia, le hizo retractarse.

Sin embargo, esta derrota no mermó sus aspiraciones políticas, y en 2011 concurrió de nuevo a los comicios, en esta ocasión como número dos de Winston Tubman, sobrino de William Tubman, el presidente más longevo del país (1944-1971), aunque resultó perdedor una vez más.

Sin embargo, como los grandes goleadores que no se vienen abajo por fallar una tanto importante, Weah perseveró.

En las elecciones de este año, el exfutbolista partió de su cargo de senador por la circunscripción de Montserrado, en la que ganó con un 78% de los votos ante el hijo de la presidenta, Robert Sirleaf.

El ganador del Balón de Oro tiene ahora por delante uno de los partidos más complejos que haya jugado: recuperar una debilitada economía, que en 2016 finalizó con una caída del 1.6% del PIB, reducir la pobreza (el 50% de la población liberiana vive por debajo de su umbral) y acabar con la corrupción.

AGP