Las autoridades de Texas descartaron que la matanza perpetrada en una iglesia baptista se debiera a motivos raciales, religiosos o terroristas

EU.— Las autoridades de Texas descartaron que la matanza perpetrada el pasado domingo por Devin Patrick Kelley, que dejó 26 muertos en una iglesia baptista de Sutherland Springs, se debiera a motivos raciales, religiosos o terroristas y atribuyeron la acción del tirador a asuntos personales.

"No contemplamos que la acción se deba a motivos raciales o religiosos; sí podemos decirles que había una serie de problemas domésticos en su familia", afirmó el portavoz del departamento de Seguridad Pública, Freeman Martin, durante una rueda de prensa celebrada en la localidad donde tuvieron lugar los hechos.

Te puede interesar: Identifican a atacante de iglesia en Texas

Martin confirmó que la madrastra de Kelley era feligresa de la Primera Iglesia Baptista, congregación contra la que el sospechoso habría proferido una serie de amenazas por motivos que el funcionario dijo no poder detallar aún.

Las autoridades también confirmaron que todo apunta a que Kelley acabó suicidándose y añadieron que diez personas, de la veintena de heridos del tiroteo, siguen en estado grave o muy crítico.

Respecto a las víctimas mortales, explicó Martin, una falleció en el hospital, 2 fuera de la iglesia y 23 dentro del tempo.

La Fuerza Aérea, de la que Kelley formó parte, admitió que una omisión en sus procesos provocó que el tirador no apareciera en una base de datos nacional que restringe el acceso a armas, luego de que fue sentenciado a un año de prisión por golpear a su esposa e hijastro, a quien le fracturó el cráneo.

Checa también: Texas: la segunda masacre en tiempos de Trump

Esa información nunca fue colocada por la Fuerza Aérea en la base de datos federal para las verificaciones de antecedentes de los compradores de armas, lo que permitió que Kelley compara en los últimos cuatro años un rifle de estilo militar y otras 3armas.

"La Fuerza Aérea ha lanzado una revisión de cómo el servicio manejó los antecedentes penales del exsoldado de aviación Devin P. Kelley luego de su condena por violencia doméstica en 2012", informó la institución en un comunicado.

AGP