La presión de los aficionados contra el portero italiano del AC Milan, Gianluigi Donnarumma, llegó a un punto en el que el guardameta estalló.

Italia.– La presión de los aficionados contra el portero italiano del AC Milan, Gianluigi Donnarumma, llegó a un punto en el que el guardameta estalló.

El Milan goleó 3-0 ayer ante el Hellas Verona al ritmo del español Jesús Fernández Sáez Suso, que marcó un gol y dio una asistencia, y se medirá con el Inter de Milán en los cuartos de final de la Copa Italia.

Recuerda: Milan cesa a Montella y Gattuso le sustituye

El equipo del técnico Gennaro Gattuso consiguió su segunda victoria consecutiva, tras la del pasado domingo contra el Bolonia, y se medirá en la siguiente ronda contra su histórico rival Inter, que eliminó el martes al Pordenone, de Tercera División.

El duelo de este miércoles se disputó en un San Siro con apenas 8 mil espectadores y en un ambiente polémico con el portero Donnarumma, después de que un medio local informara de que este pidió con una carta al Milan la anulación de su contrato para estar libre desde enero de fichar por otro club.

Recuerda: Donnarumma, la 'joya' de este mercado europeo

La afición de la curva sur del coliseo milanés exhibió una pancarta en la que se pedía al portero irse. “¿Violencia psicológica es cobrar seis millones al año y pagar el sueldo a un hermano parásito? Vete ya, la paciencia se acabó", decía la manta.

La relación del portero de apenas 18 años de edad se comenzó a fragmentar cuando en el verano hizo todo una novela para renovar con los ‘Rossoneros’. Sin embargo, terminó por firmar, con una cláusula de rescisión de más de 40 millones de euros.

Pero ahora, la presión es tanta que Donnarumma parece ya no soportar más la enemistad que tiene con un sector de los fanáticos. Incluso, el capitán Leonardo Bonucci tuvo que darle ánimo en el vestidor.