El pasado fin de semana en Oaxaca se volvió a gritar. Esta vez con un poco de alegría, con un poco de esperanza. Los Alebrijes, el equipo de la capital acab

Siete24.mx

Siete24.mx

El pasado fin de semana en Oaxaca se volvió a gritar. Esta vez con un poco de alegría, con un poco de esperanza. Los Alebrijes, el equipo de la capital acababan de levantar el título del Apertura 2017 en el Ascenso MX. Un respiro para una entidad que hace unos meses fue duramente golpeada por los terremotos.

Con drama, porque no había otra forma, el conjunto oaxaqueño venció en tanda de penales a los Bravos de Juárez. El primero título para la franquicia y quizás el éxito futbolístico más importante para el estado. En una coyuntura complicada, pero que por un momento dará una tregua para los aficionados, luego habrá que volver a pensar en recuperar lo perdido.

Desde los sismos del 7 de septiembre y 19 de septiembre, sumado a las miles de réplicas que dejaron incalculables afectaciones en Oaxaca, la institución de Alebrijes ha tratado de ayudar en la medida de lo posible. Incluso, llegaron a portar el nombre de las localidades dañadas en los dorsales de las playeras. Porque ahora jugaban por todos ellos.

El deporte no olvida su labor social. Se fortalece ante la adversidad, y lucha por llevar un poco de felicidad a los menos favorecidos. Así como los Astros de Houston, que obtuvieron su primer campeonato en la historia de los Grandes Ligas para confortar a una ciudad que sufrió los estragos del huracán Harvey.

Casos como estos hay muchos, porque los equipos llegan a ser parte de una ciudad, de sus habitantes, en las buenas y en las malas. Los Red Sox de Boston en 2013 fueron campeones para honrar a las víctimas del atentado en el Maratón de Boston. Los Yankees en Nueva York cayeron en la Serie Mundial de 2001, pero fue una emotiva campaña tras el ataque terrorista del 9/11.

Pero al igual que el mensaje de uno de los libros más famosos del escritor Mario Benedetti, no hay que confundir una tregua con la felicidad. En Oaxaca se debe priorizar la reconstrucción, porque falta mucho por hacer.

Y es que surgió la petición para que el gobierno invirtiera en aumentar el aforo del estadio, criterio que podría permitir a los Alebrijes luchar por el ascenso. Sin embargo, se requiere de un análisis por definir si esto le urge al estado.

Así, termina esta semana, habrá que recoger lo que quedó de los festejos, sentirse orgulloso del equipo, y ponerse de pie.

Twitter: @7chuy

La opinión emitida en este texto es responsabilidad de quien lo emite y no representa la opinión ni la postura de Siete24.mx ni de Siete24.mx/deportes/