En reunión con las comisiones dictaminadoras de la Ley de Seguridad Interior, los gobernadores de Jalisco, Colima, Guerrero, Tlaxcala, Querétaro, Durango y

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

Ciudad de México.— En reunión con las comisiones dictaminadoras de la Ley de Seguridad Interior, los gobernadores de Jalisco, Colima, Guerrero, Tlaxcala, Querétaro, Durango y San Luis Potosí, pidieron que se avale dicha legislación en favor de sus ciudadanos.

José Ignacio Peralta, gobernador de Colima, apuntó que es necesaria la ley considerando el incremento de los índices delictivos de los últimos años y pidió dejar de lado la agenda política para privilegiar el restablecimiento de la seguridad, que es exigencia ciudadana.

Te puede interesar Senado, abierto a discutir Ley de Seguridad Interior

José Rosas Aispuro, gobernador de Durango, pidió el respaldo a los legisladores para que se apruebe la minuta de Cámara de Diputados sobre Ley de Seguridad Interior.

El mandatario reconoció que el crimen organizado ha rebasado instituciones locales pues los grupos delincuenciales no solamente se decidan al trasiego de drogas sino que se dedican a otras actividades que ponen en riesgo al Estado mexicano.

También, coincidió el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, que no se trata de la primera ocasión que los gobernadores se reúnen para conversar sobre este tema, y apuntó que la legislación es necesaria para el país.

Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, expresó que en los últimos cinco años se ha hecho frente a la principal problemática de nuestro tiempo: el crimen organizado. La falta de regulación, expuso, abre la puerta a posibles violaciones a los derechos humanos y genera incentivo a gobernadores a dejar de lado sus responsabilidades en materia de seguridad.

Te puede interesar Peña pide a Senado escuchar voces en Ley de Seguridad

El gobernador de Jalisco pidió a los senadores atender un modelo de seguridad integral que fortalezca a las instituciones y recalcó que la labor de seguridad pública tiene que seguir siendo función de los ejecutivos estatales. Y reconoció que la presencia indefinida de las Fuerzas Armadas genera preocupación y zozobra entre la población, efecto no atribuible a los uniformados sino a la falta de confiabilidad en las instituciones locales de seguridad pública.

El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, también se pronunció a favor de la Ley de Seguridad Interior y recalcó que esta salvaguarda las protestas y las movilizaciones civiles y electorales.

Juan Manuel Carreras, gobernador de San Luis Potosí, coincidió con el resto de los gobernadores y recalcó que contar con una mejor coordinación entre la federación y los estados es demanda principal de la ciudadanía.

Los legisladores coincidieron en la necesidad de regular la tarea de las fuerzas armadas. Para la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Ana Lilia Herrera, la Ley de Seguridad Interior resulta fundamental para dar certidumbre tanto a los uniformados como a los ciudadanos en las labores que realizan para la seguridad de todos los mexicanos.

No es solo una ley para las Fuerzas Armadas sino una responsabilidad de todo el Estado mexicano y regula no la dinámica de las Fuerzas Armadas sino la función del Estado mexicano para atender los riesgos y amenazas, enfatizó la senadora Cristina Díaz.

La reunión con los gobernadores es un ejercicio democrático donde se escucha a todos los actores involucrados antes de aprobar una ley, destacó el presidente del Senado, Ernesto Cordero.

ebv