El Instituto Belisario Domínguez del Senado y el Colectivo de Análisis de la Seguridad, presentaron el Atlas de la Seguridad y Defensa de México 2016.

México.— El Instituto Belisario Domínguez  (IBD) del Senado de la República y el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), presentaron el “Atlas de la Seguridad y Defensa de México 2016”, un análisis estadístico y social de las causas y efectos de la delincuencia organizada, a fin de que los senadores conozcan esta problemática y, a partir de ello, construyan las leyes que permitan combatir eficazmente a las bandas delictivas y la violencia que provocan en el país.

También puedes leer: Urge Ley de Seguridad Interior: Senadores

El análisis aborda temas como las mafias en México, el origen del crimen organizado y la descripción de los cárteles de la droga; presenta, además, organigramas, gráficas y mapas elaborados por diversas dependencias de gobierno e instituciones, respecto a seguridad pública, procuración de justicia y operación de la delincuencia.

Concentra el análisis de expertos en lo relativo a derechos humanos, narcotráfico, legalización de la cannabis, así como la relación México-Estados Unidos en materia de seguridad, en el contexto de gobierno de Donald Trump.

El presidente del IBD, Miguel Babosa Huerta, señaló que el libro ofrece los elementos necesarios para que el Congreso supere los retos y obstáculos para la construcción de leyes que permitan superar polémicas, como la participación del Ejército en acciones de seguridad o la instalación del mando mixto.

El secretario del Comité Directivo del IBD, el senador del PAN por Yucatán Daniel Ávila Ruiz, refirió que el Atlas es resultado de la alianza establecida por el Senado con expertos y académicos, con el objetivo de encontrar alternativas reales de solución al grave problema de la inseguridad en el país.

El amplio acervo estadístico, con datos del INEGI, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) e instituciones de la academia, permitirá a senadores y diputados tener un mayor conocimiento de la complejidad del problema de inseguridad en el país, lo que permitirá la construcción de una legislación más efectiva para el combate a la delincuencia y sus efectos, como la impunidad y la violencia, señaló el senador Ávila.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, senadora Angélica de la Peña Gómez, consideró que la información que ofrece el Atlas no sólo debe ser tomada en cuenta por el Congreso de la Unión, “sino por aquellos que hoy aspiran a la Presidencia de la República, para que hagan sus propuestas en materia de seguridad”.

Lamentó que la Procuraduría General de la República (PGR) y la SHCP no logren resultados efectivos en el combate al lavado de dinero, y señaló que los datos demuestran que México ocupa el tercer lugar en el flujo de dinero ilícito.

El Atlas reporta que el número de armas aseguradas ha disminuido drásticamente en los últimos años, mientras que en el año 2015 se registró la cifra más alta del sexenio en equipos perdidos por la policía. “Ello significa que desaparecieron tres armas diarias de los arsenales de las instituciones de seguridad pública”, puntualizó la senadora del PRD.

El presidente del Casede, Raúl Benítez Manaut, refirió que en 2010 y 2012 se elaboraron dos atlas, con el apoyo de organismos internacionales; empero, el realizado en 2016 presenta un panorama completo del fenómeno de inseguridad y violencia.

La Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) tiene uno de los presupuestos más bajos, comparado con países de América Latina, lo cual lleva a preguntar cómo se puede hablar de la militarización de la seguridad, cuando no se asignan los recursos suficientes, enfatizó el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Además, hay deficiencias como que, en números redondos, 90 por ciento del presupuesto total para seguridad se destina al pago de personal, 10 por ciento a la adquisición de equipo, y “casi nada” a la investigación, lo que provoca baja calidad y debilidad de las policías.

Lorenzo Meyer Cossío, analista del Colegio de México, subrayó por su parte que el crimen organizado genera a nivel mundial 870 mil millones de dólares; de los cuales 320 mil millones de dólares provienen de las drogas, “y 10 por ciento de este dinero se maneja en México”.

El factor económico está acompañado por la transformación de la delincuencia organizada, pues cada vez que “cae la cabeza” de un capo, se crean nuevos cárteles, más pequeños, pero el hecho es el que problema persiste, no se soluciona.

Te puede interesar: Gobierno federal rebasado por inseguridad, alertan

agch