Foto: Cuartoscuro

¿Será que su sentido común tiene “otros datos”?

Domingo Días

Domingo Días

TODAS LAS NOTAS

Nuestro querido presidente, en gira por el Estado de México -bastión priista, cuna del Grupo Atlacomulco- afirmo que: “Eso de que la política es el arte y la ciencia de gobernar no es tan apegado a la realidad; la política tiene que ver más con el sentido común, que es el menos común, eso sí, de los sentidos”.

Pero ¿qúe es este sentido tan poco común? Después de consultar al Dr. Google encontré varias definiciones que bien podrían resumirse en:

“la habilidad básica para percibir, entender y juzgar cosas, el cual es compartido por el ‘común’ de la gente y puede ser esperado y aceptado por la mayoría sin necesidad de debate”.

Ahora entendemos perfectamente a nuestro señor presidente cuando dice que el pueblo sabio manda, ya que este es el poseedor del sentido común. Lo que sí quedó un poco a la deriva es la parte de “sin necesidad debate”, ya que la mayoría de las decisiones tomadas por nuestro presidente se basan en su sentido común caen precisamente en esto, un debate ¿Será que su sentido común tiene “otros datos”?

También vale la pena mencionar que la mayoría de los autores que se refieren a este sentido común observan que este también falla, y seguido. No debemos entender que hacer lo que haría la mayoría es lo mejor.

AMLO revisará situación del IMER

Y no nos queda más que darle la razón a nuestro presidente, aunque sólo sea en la parte de qué “es el menos común”, ya que definitivamente gobernar es una acción sumamente compleja en la que se requieren amplios conocimientos en diversas materias y tener la capacidad sobre todo de escuchar a los expertos, analizar cifras, proyectar al futuro para así poder tomar una solución, que como el mismo dijo: ”permita a la autoridad servir a sus semejantes, servir al prójimo”.

¿Pero cómo le vamos a pedir que logre analizar cosas más complejas si la simple regla de la economía de escala la desconoce? Olvidémonos de temas financieros más complejos, ya decidió que los recursos para las guarderías se las dará directo a los beneficiarios. No entiende que si una guardería que ya tiene por contrato garantizado un volumen de inscritos puede reducir su costo ante la seguridad económica que esto le da.

Tan sencillo que parece, en vez de estar pagando sueldos de funcionarios para realizar las licitaciones de medicamentos, bodegas, traslados de medicinas, manejo de inventario y control de caducidad de estas, ¿por qué no mejor les dan directamente a los enfermos los recursos para que compren sus medicinas? ¿o aquí el sentido común de nuestro presidente si tenia los mismos datos que nosotros?

¡Qué bien empleados van a estar los recursos para mejoramiento de escuelas! Los profesores y padres de familia van a conseguir un mejor precio en la pintura comprando sus 20 litros en la miscelánea de Don Simón, que aquel que compra millones de litros.

Aquí la ventaja es que los alumnos de cuarto de primaria estarán ayudando en la toma de estas decisiones, eso siempre y cuando saquen 10 en matemáticas y puedan resolver la siguiente ecuación: 340 mil toneladas de sargazo son el 3% de las 13 mil toneladas de basura de la CDMX. Si pueden resolver este complejo problema matemático, entonces tienen la capacidad y el sentido común necesario para aconsejar y asesorar a sus profesores y padres.

Este jueves, sin analizar cómo están conformadas nuestras reservas petroleras, qué opciones para explotación existe para cada una de ellas, los volúmenes y costos de extracción de gas y petróleo, la afectación ecológica y una gran cantidad de variables que hay que tomar en cuenta, anuncia que ordenó suspender la autorización del uso del fracking en Huampa, Tampico, y que ya dio las instrucciones correspondientes al director de Pemex, quien ya tomó cartas en el asunto.

Él puede pedirle al director de Pemex lo que guste y ya el consejo de administración decidirá que hace, pero no puede suspender una autorización de una entidad llamada Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), la cual se creó en 2008 precisamente para ser autónoma e independiente del ejecutivo, su órgano de gobierno está constituido por 7 comisionados los cuales son propuestos, a través de ternas, por el presidente de la República y designados por el Senado de la República.

¿Qué acaso su sentido común no le dice que el no tiene la autoridad para hacer eso? ¿o ya estamos en la antesala de “yo tengo otras leyes”?

Además, que el mismo dio cifras de la próxima recuperación de Pemex, cuyo plan de trabajo incluye ingresos basados en autorizaciones que la CNH.

El sentido común de nuestro presidente le dice: “yo puedo lograr lo que se planeó hacer, sin hacer lo que planeó hacer”, llegamos por fin a la era del “sentido común con otros datos”. A ver qué ciencia logra explicar esto.

Ante la abundancia de recursos que nos esta acarreando el fin del huachicol, el terminar con el robo en estancias infantiles, la compra de medicinas a precios justos, aunque no importe que sea 8 meses después de que se necesitaban, lo que nos ahorramos de la corrupción del NAIM, aunque Javier Jiménez diga lo contrario, los 500 millones que se les daban a los fifís para sus carreritas carros, que dejaban una bicoca de derrama de más de 8 mil millones que ya no necesitamos, sin contar los 13 mil 500 empleos que desaparecerán, al fin ya están colocados con mejor sueldo y mejores prestaciones y un sinnúmero más de ahorros logrados en base al sentido común de nuestro presidente, por fin podemos darnos el lujo de hacer el bailongo del 1 de julio en el Zócalo para celebrar el fin de la tiranía neoliberal lograda hace un año.

Todavía nos quedó cambio para mandar traer en avión privado -que ni López lo tiene- al presidente que vino a México como presidente electo, pero no era presidente, aunque por fin ya vino como presidente y que nos felicitó ya que después de 200 años de pobreza el sentido común nos está llevando a la tan mencionada abundancia prometida pero nunca cumplida por los neoliberales, el Sr. Nayib Bukele de regalarle tan solo 30 millones de dólares.

Aunque me quedé esperando la consulta a dedo alzado si se debía de dar este regalo o teníamos algo más necesario. Será para la otra. Mientras, ahí nos vemos el 1 de julio en el Zócalo, con nuestras mejores galas y los zapatos bien boleados para darle vuelo a la hilacha y eso sí, con el dedito bien preparado. No se le vaya a ocurrir hacer una consulta a nuestro señor presidente.


Domingo Días
[email protected]

[La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx]