Croacia puso un pie en la Copa del Mundo de Rusia 2018 tras imponerse con autoridad 4-1 en la Ida en la repesca mundialista a Grecia.

Zagreb, Croacia.— Croacia puso un pie en la Copa del Mundo de Rusia 2018 tras imponerse con autoridad 4-1 en la Ida en la repesca mundialista a Grecia.

Debes de ver: Definen duelos de repechaje europeo

La selección croata, guiada por Luka Modric, avista su objetivo. Su condición de mundialista solo está a expensas del choque de vuelta, previsto para el próximo lunes en el Estadio Karaiskaki de Atenas.

El duelo quedó marcado por la media hora inicial del encuentro, cuando el partido se agitó desde que, a los diez minutos, el meta heleno Orestis Karnezis cometió un error que condicionó la situación de su equipo.

El portero del Udinese controló de forma deficiente una cesión sin peligro de Giorgios Tzavellas. Nikola Kalinic le arrebató el balón y Karnezis quiso enmendar su fallo con una aparatosa entrada que terminó en un claro penalti y una tarjeta amarilla. Luka Modric lanzó desde los once metros y adelantó a Croacia.

Grecia, desubicada, fue víctima de sus propias pérdidas de balón y de una defensa inestable. A los veinte minutos Croacia marcó el segundo gracias a una internada por la izquierda de Ivan Strinic que permitió un pase a Kalinic. El delantero del Milán, solo en el área pequeña, resolvió de espuela y envió la pelota a la red.

La selección de Zlatko Dalic tenía el partido donde quería. Sin embargo, se relajó. Un leve acelerón de Grecia animó el partido cerca de la media hora. 

El central del Borussia Dortmund, Sokratis Papastathopoulos, puso el descuento a pase de Konstantinos Fortounis en un tiro de esquina que se originó por un despiste de la zaga local. 

Por si se te pasó: España golea a Italia y lo manda al repechaje

Croacia salió del apuro inmediatamente después. Una internada de Vrsalko por la derecha terminó con un buen centro a Ivan Perisic, que cabeceó y marcó.

El cuarto gol de Croacia pudo llegar antes del descanso pero Karnezis respondió bien al disparo de Kalinic. Llegó, sin embargo, al poco tiempo de la reanudación, propiciado por otro error grosero de la defensa griega.

Konstantinos Stafylidis hizo una mala cesión con el pecho a su portero. Vrsaljko se adelantó, robó el balón y Andrej Kramaric, atento, superó otra vez a Karnezis para poner cifras definitivas.