Después de siete jornadas sin ganar, el Eibar aplastó 5-0 al Real Betis del mexicano Andrés Guardado, que no estuvo metido en el partido en ningún momento.

Guipúzcoa, España.— Después de siete jornadas sin ganar, el Eibar aplastó 5-0 al Real Betis del mexicano Andrés Guardado, que no estuvo metido en el partido en ningún momento.

Debes de ver: Ojalá podamos ser campeones: Guardado

Los locales volvieron al sistema de cuatro defensas que tan buen resultado le dio la pasada temporada, buscando las bandas, y la primera aproximación no tardó en llegar tras una buena combinación de Inui y Charles que Enrich no fue capaz de rematar bien.

Eso sí, poco después el ariete armero no desperdició un centro de Inui para adelantarse a Amat, que fue el que tocó el balón en última instancia y batió a Adán por bajo.

El equipo de Mendilibar recordaba al de la pasada temporada, con entradas por bandas y centros al área, sin dejar al rival aproximarse a las cercanías de Dmitrovic.

Eibar se sentía muy cómodo, y así, antes de la primera media hora, Escalante remató totalmente solo en el área pequeña un centro medido de Juncá para poner algo más de tranquilidad en el marcador y hacer justicia a lo que se estaba viendo sobre el césped eibarrés.

Nada cambió en los primeros minutos de la reanudación, y los locales seguían buscando con ahínco la portería rival, mientras que los béticos no daban muestras de reacción.

Eso sí, Sergio León tuvo un mano a mano con Dmitrovic en el minuto 53, pero no acertó a encontrar portería en una acción que podría haber cambiado el devenir del encuentro.

Y lo que es el futbol. Sólo un minuto después, Charles forzó un penalti que acarreó la expulsión de Mandi y colocó el tercero de los armeros en el marcador. Los jugadores del Betis protestaron que la falta era fuera del área.

Setién movió fichas en el banquillo buscando lo que parecía imposible, más aún después de quedarse con un hombre menos y dio ingreso rápidamente al 'Principito', que cinco minutos después fue amonestado. 

Eibar no desaprovechó la ocasión, y una gran combinación de Capa y Alejo fue rematada a la red por Charles después de que Enrich dejase pasar el balón de forma inteligente para sorprender a la zaga y a Adán.

Los armeros siguieron haciendo sangre, y tras una jugada larga Capa cedió atrás para que Enrich anotase el quinto tanto justo antes de ser sustituido en medio de una gran ovación, que se prolongó también al término del partido que ganó el Eibar con una goleada histórica.