La bala que asesinó al vicepresidente del corporativo de telecomunicaciones de Televisa, Alfredo Lagos, provino del arma de su escolta

México.— De acuerdo con las primeras investigaciones, la bala que mató al directivo de IZZI y vicepresidente del corporativo de telecomunicaciones de Televisa, Adolfo Lagos Espinosa, provino del arma de uno de sus escoltas.

Así lo afirmó la Fiscalía General de la Justicia del Estado de México (FGJEM), luego de los peritajes que realizaron esta dependencia y la Procuraduría General de la República (PGR).

Te puede interesar: Asesinan a vicepresidente de Televisa

Los exámenes de balística concluyeron que todos los casquillos percutidos en la escena del crimen corresponden a las armas 9mm que portaban los dos escoltas de Adolfo Lagos Espinoza. Y una de estas armas fue la que mató al directivo de Televisa.

La dependencia estatal dio a conocer que los guardaespaldas realizaron disparos, con la finalidad de impedir el asalto del que era víctima el director general de IZZI a manos de dos sujetos.

“Las pruebas  realizadas por ambas dependencias coincidieron que el proyectil extraído del cuerpo de la víctima, por sus características  balísticas, fue disparada por el arma que portaba la persona que manejaba la camioneta al momento  de los hechos”, dice parte del comunicado de la fiscalía del Estado de México.

Empero, la dependencia aseguró que continuarán las investigaciones correspondientes y se realizarán todas las diligencias necesarias para el total esclarecimiento de estos hechos.

El directivo de Televisa fue asesinado el domingo pasado cuando viajaba en su bicicleta en la carretera Tulancingo-Pirámides.

Tras las diligencias se encontró que en el lugar de los hechos siete casquillos, los cuales, luego de las pruebas realizadas, se ha podido establecer que son 9mm y corresponden a las armas de las dos personas encargadas de la seguridad de la víctima.

Checa también: ¿Por qué mataron al vicepresidente de Televisa?

De acuerdo con el relato de los testigos y el resultado de las pruebas periciales, así fue como sucedió todo:

El señor Lagos y su acompañante circulaban sobre la orilla de la carretera en sus bicicletas, dos escoltas los seguían a distancia en una camioneta gris. De una nopalera salieron dos hombres y empezaron a forcejear con el señor Lagos y su acompañante, presuntamente, para robarles las bicicletas.

Una de estas personas portaba un arma de fuego, momento en el cual los escoltas tratan de intervenir, primero el copiloto se baja de la camioneta y acciona, en un primer momento su  arma de fuego, después lo hace igualmente el otro escolta, el piloto, una vez que detienen la camioneta.

Uno de los escoltas hizo 12 disparos y el conductor de la camioneta, al bajar para apoyarlo, no puso el freno de mano y la camioneta siguió avanzando, empujando al señor Lagos. Hasta este punto se desconoce si la víctima ya había recibido el impacto de arma de fuego...

En el momento en que los delincuentes tratan de huir, los escoltas de la víctima aseguran que hubo un intercambio de disparos con los delincuentes, pero hasta ahora pericialmente no se han encontrado rastros de los casquillos percutidos por los delincuentes, ni rastros de sangre de ellos…

Posteriormente, subieron a la víctima a la camioneta y se dirigieron al municipio de Coacalco para llevarlo a un hospital, pero en el camino se les ponchó una llanta y tuvieron que esperar el auxilio de una ambulancia de Caminos y Puentes Federales (Cafupe), que finalmente lo llevó al Hospital Polanco, donde el directivo perdió la vida.

La bicicleta de alta gama modelo 2018 S Works Roubaix, en la que pedaleaba Adolfo  Lagos Espinosa, tiene un valor de 200 mil pesos en el mercado y se cotiza como una de las más caras en el mercado.

De acuerdo con las especificaciones técnicas de la marca, el cuadro es de fibra de carbono FACT 11r, considerado como el más ligero que haya construido la marca, que da al ciclista una mayor comodidad y rendimiento.

Refieren que cuenta con la mejor tecnología para la absorción de baches, lo que hace una de las más avanzadas en el mercado.

Solamente hay tres testigos del crimen de Adolfo Lagos Espinoza: Un compañero de trabajo y sus dos escoltas.

AGP