El candidato a la Presidencia de la República por la Coalición Juntos haremos historia, Andrés Manuel López Obrador, inició su campaña en Ciudad Juárez, Chi

Chihuahua.— El candidato a la Presidencia de la República por la Coalición Juntos haremos historia, Andrés Manuel López Obrador, inició su campaña en Ciudad Juárez, Chihuahua.

López Obrador aseguró que puede ser una utopía, un ideal inalcanzable, pero son muchos los mexicanos que con entusiasmo ven la inminencia de un cambio de régimen, ante la cercanía de una transformación mayor.

En muchas décadas no habíamos tenido al alcance de la mano, como ahora, la construcción o la reconstrucción de la patria. Esa es la buena nueva. Estamos a punto de exclamar de manera colectiva, como no se había escuchado en los últimos cien años, con toda nuestra alegría, un triunfante”.

López Obrador, destacó que rinde homenaje al lugar, Paso del Norte, que ha sido testigo de hechos históricos trascendentes y punto de partida de importantes transformaciones.

El político tabasqueño recordó que en Ciudad Juárez empezó el horror de los feminicidios que, desgraciadamente, siguen ocurriendo en todo el país y con mayor incidencia en las colonias populares de las grandes ciudades de la república. “Hoy, las multiplicadas amenazas a la integridad y a la vida acechan en forma particularmente devastadora a las mujeres y a los jóvenes”.

En ese sentido, dijo que no fue casualidad que el Papa Francisco decidiera venir a Ciudad Juárez hace más de dos años para alzar la voz y sostener que uno de los principales flagelos a los que se ven expuestos los jóvenes es la negación de su derecho al estudio y al trabajo sostenible y redituable, y la imposibilidad de realizarse y proyectarse.

Por otra parte, López Obrador criticó el modelo neoliberal que impuso Carlos Salinas que “de manera absurda, por abandonar el campo y acabar con la industria nacional, y el Estado dejó de promover el desarrollo”.
“Podrán acusarme de exagerado o extremista e incluso podrán argumentar que siempre ha sucedido lo mismo, pero la descomunal deshonestidad del periodo neoliberal (de 1983 a la fecha) supera por mucho lo antes visto y no tiene precedente”, dijo.

Aseguró que el nuevo gobierno democrático dará el ejemplo en el combate a la corrupción; los servidores públicos serán mujeres y hombre de inobjetable honestidad. Ninguna persona con antecedentes de enriquecimiento ilícito será invitada a participar en la función pública. Llegar al gobierno no significará la obtención de un privilegio o la oportunidad de hacer negocios al amparo del poder.

La fórmula que propone consiste en acabar con la corrupción, con la impunidad y con los privilegios y, sin aumentar impuestos ni endeudar al país, financiar el desarrollo de México con los vastos recursos económicos que actualmente desaparecen en el hoyo negro de los desfalcos, los desvíos, las malversaciones, los sobornos y los “moches”.

Adelantó que se construirán dos grandes refinerías en la costa del Golfo de México para dejar de importar gasolina y bajar los precios de los combustibles, asimismo, un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec y se ampliarán los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos.

Además reiteró que se construirán dos pistas en la base aérea militar de Santa Lucía para resolver el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México. Dicho de otra forma, se suspenderá la construcción del nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco y, con ello, ahorraremos más de 200 mil millones de pesos.

López Obrador dijo que este proceso se llevará a cabo con estricto apego a la ley, buscando el acuerdo con las compañías a las cuales se les han adjudicado contratos; garantizando el pago de bonos y protegiendo las inversiones de las Afores; es decir, se actuará con legalidad, y se dará certidumbre, sin corrupción.

El tabasqueño refirió que no descarta la posibilidad de convencer a Donald Trump de su equivocada política exterior y, en particular, de su despectiva actitud contra los mexicanos.

“Estamos dispuestos a poner sobre la mesa, en su momento, nuestro programa de desarrollo para impulsar el crecimiento, generar empleos y garantizar el bienestar y, así, enfrentar de manera conjunta las causas que originan la migración, la inseguridad y la violencia. Reiteramos: no es con muros ni con el uso de la fuerza como se resuelven los problemas sociales y los asuntos de seguridad, sino con desarrollo y bienestar”.

También expresó, con toda claridad, que no está en contra del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, sería conveniente que la firma de los nuevos acuerdos se realizara luego de las elecciones presidenciales del primero de julio, para buscar equidad y consensos, no afectar sectores productivos de México e incluir asuntos importantes como la definición de salarios y el tema migratorio.

“El sueño que me inspira y quiero hacer realidad es que México se convierta en una potencia y que sus habitantes sólo salgan de sus pueblos por gusto y no por necesidad. Entonces, ninguna amenaza, ningún muro, ninguna actitud prepotente de ningún gobierno extranjero podrá impedir que podamos trabajar y ser felices en nuestra querida patria”, puntualizó.

ebv