Una tribunal condenó a dos militares por torturar sexualmente y violar a una mujer indígena, que en ese momento era menor de edad

México.— Una tribunal condenó a dos militares por torturar sexualmente y violar a una mujer indígena, Valentina Rosendo Cantú, quien en ese momento era menor de edad, informó el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh).

En un comunicado, la organización civil afirmó que "esta sentencia emerge tras 16 años de lucha de Valentina para que su voz fuera escuchada y valorada en un tribunal civil".

Te puede interesar: Semar investiga a marinos por desapariciones

La sentencia se dictó el 1 de junio y fue comunicada a Valentina y a organizaciones defensoras, entre ellas el Centro Prodh, a finales de la semana pasada.

"En la sentencia se tiene por probado que los militares cometieron tortura sexual contra Valentina", en los hechos ocurridos el año 2002 en las inmediaciones de la comunidad indígena Me'phaa, Guerrero.

El Centro Prodh indicó que el juzgado impuso a los dos militares responsables, Nemesio Sierra García y Armando Pérez Abarca, una pena de 19 años, cinco meses y un día de prisión.

Además, deberán pagar la reparación del daño a favor de la víctima.

Esta es la primera vez que México sanciona a militares responsables de violar los derechos humanos a raíz de una sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) contra el Estado mexicano.

Checa también: Disminuyen quejas contra Ejército

El caso fue en primera instancia llevado al fuero militar, donde la denuncia interpuesta no prosperó y por ello se llevó al sistema de justicia interamericano.

Ocho años después, en 2010, la Corte IDH emitió una sentencia ordenando al Estado mexicano 16 medidas de reparación, entre ellas sancionar a los responsables.

Gracias a esta recomendación, en 2014 el gobierno modificó parcialmente el Código de Justicia Militar, estableciendo que las violaciones a derechos humanos cometidas por militares contra civiles serían investigadas por tribunales civiles.

De esta modificación y de la persistencia de Valentina, quien durante estos años aprendió a hablar español para poder defenderse, surge esta sentencia de primera instancia por parte del Juzgado Séptimo de Distrito en el estado de Guerrero. (Con información de EFE)

AGP