Noroña intenta tomar la tribuna; pero no lo logra

México.— La primera sesión ordinaria en la Cámara de Diputados inició en medio de la polémica y el desencuentro entre el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo y el legislador del PT, Gerardo Fernández Noroña, quien incluso subió a tribuna intentando tomar el micrófono, lo cual hizo por unos segundos.

La discusión subió de tono, al límite de que el presidente de la Cámara acusó a Fernández Noroña de "golpeador" y de haberlo agredido el pasado lunes en Palacio Nacional; mientras que el petista señaló que le faltaba al respeto al no darle la palabra e incluso lo tachó de insolente.

Todo inició cuando Muñoz Ledo fue cuestionado por el diputado del PT, Santiago González Soto, si a título personal o en calidad de qué asistió al mensaje por el Sexto Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto a lo que el legislador señaló que no aceptaría ninguna censura porque los actos de los diputados son su exclusiva responsabilidad ciudadana y política.

Lo que provocó que el legislador Fernández Noroña pidiera el uso de la palabra desde su curul para hablar sobre el tema, lo cual fue rechazado por Muñoz Ledo, quien le respondió que su presencia fue en calidad presidente de la Cámara de Diputados.

Señaló que asistió en compañía del vicepresidente de la Mesa, el panista Marco Antonio Adame, y aseveró que fueron agredidos por un congresista, refiriéndose, sin decirlo hasta ese momento, al petista Fernández Noroña.

“El Presidente expresa la unidad de esta Cámara y no está roto el orden constitucional, eso dice la ley y acaté la ley. Quiero decir que tanto el diputado como yo, fuimos agredidos físicamente por otro miembro de este Congreso, lo que es inaceptable (…). No hay más que hablar, no le acepto su moción de orden porque no hay desorden, a no ser que usted quiera provocarlo, lo que no permitiré”, enfatizó.

Tras la trifulca, Noroña dijo horas después en Twitter que ya había hablado con Muñoz Ledo.

 

emc