Demandan a la OEA crear una Comisión para la Promoción del Desarrollo y la Inclusión Social de las Personas con Discapacidad en cada Estado Miembro

Cancún, Quintana Roo.-  Con la demanda a la Organización de Estados Americanos (OEA) de crear una Comisión para la Promoción del Desarrollo y la Inclusión Social de las Personas con Discapacidad en cada Estado Miembro, personas con capacidades diferentes reclamaron su acceso real a los derechos económicos, sociales y culturales, en igualdad de condiciones con los demás.

La Coalición sobre discapacidad expuso ante los embajadores, cancilleres, representantes de los Estados Miembros, que en el Continente Americano viven más de 100 millones de personas con discapacidad, por lo que exigió incorporar a las políticas internacionales lineamientos que vayan orientados a una incorporación real a la vida económica y productiva a este sector de la población.

Las personas con discapacidad “no pueden ser marginadas o redirigidas hacia programas de asistencialismo, sino de desarrollo humano, considerándolas con posibilidad de generar un gran capital humano, social y económico”.

El aborto eugenesico ha ocasionado un grave genocidio de personas con discapacidad, particularmente de niños con síndrome de Down, denunció al señalar que las pruebas prenatales son a menudo “inmoralmente usadas”.

Te puede interesar Educación y salud, exigen mujeres ante la OEA

Para el logro de esa meta, es necesario que las personas con discapacidad sean incluidas en la educación y capacitación para acceder a un trabajo formal o a un centro de empleo protegido, además de garantizarles un entorno con diseño universal al que tienen derecho.

La coalición pidió mejores condiciones de educación, de salud, de trabajo y de desarrollo a ellos y sus familias, así como la implementación de políticas públicas efectivas que considere las necesidades específicas de esta población, y garantice la protección real de sus derechos humanos.

Andrea Flores Ruiz, vocera de la Coalición, y quien exigió un lugar para hablar en representación de este sector, provocó un largo aplauso de pie por parte de la audiencia, quien reconoció el esfuerzo realizado y la calidad de los planteamientos acerca de las necesidades de este sector de la población.

En su texto denominado “Los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho”, Andrea Flores pidió igualdad y no discriminación a través de salud y bienestar, educación de calidad, trabajo decente y crecimiento económico.

Se pronunció por el respeto del derecho a la vida, de las personas con alguna discapacidad “de tal modo que consideramos importantísimo señalar que se tiene que desalentar cualquier iniciativa a favor de la eutanasia, ello incluye la alegada muerte digna, suicidio asistido, y otros similares, tanto en las medidas de la OEA como en las constituciones y leyes de los Estados Miembros”.

En este sentido también solicitó que los padres y las familias deben recibir consejería y asistencia para acoger con gozo a las personas con discapacidad en sus hogares, respetar su dignidad inherente, y darle reconocimiento a su potencial.

En el Foro “Diálogo de los jefes de delegación, el secretario general, el secretario general adjunto y los representantes de las organizaciones de la sociedad civil”, Andrea pidió antes que todo que los lineamientos actuales de la OEA sean armonizados bajo la perspectiva de garantizar el respeto a los derechos humanos de las personas con discapacidad en el Continente.

Reclamó en consecuencia, programas de capacitación y de investigación para atender las necesidades reales de las personas con discapacidad, a fin de que logren su pleno desarrollo y vivan de manera digna; dar incentivos económicos y sociales a las instituciones de salud y colegios de medicina a fin de que sean buscados avances médicos y científicos para prevenir estos padecimientos y atender a las personas con discapacidad.

En este sentido también refirió la necesidad de que los Estados asignen mayores y más eficaces presupuestos para la prevención de la discapacidad y para la atención médica oportuna y adecuada para este sector, recursos que no se consideren un gasto, sino una inversión social, de tal suerte que logren generarse prácticas incluyentes.

Andrea Flores expuso: “la persona con discapacidad necesita que la sociedad la vez capaz de ser productiva y aportar recursos económicos y no costos”.

ebv