Por tercer día consecutivo, bomberos luchan por contener los mortales incendios forestales en Portugal que han causado la muerte de al menos 64 personas

Lisboa.— Por tercer día consecutivo, bomberos luchan por contener los mortales incendios forestales en Portugal que han causado la muerte de al menos 64 personas.

La Agencia de Protección Civil  de Portugal informó que más de mil 200 bomberos, apoyados con nueve aviones cisterna, trabajan contra reloj para combatir por cuatro diferentes puntos los incendios en la zona boscosa de Pedrogão Grande, a unos 120 kilómetros de Lisboa.

Checa también: Adele visita a víctimas de incendio en Londres

En un comunicado, la dependencia destacó que los servicios de emergencia han logrado progresos importantes en su batalla para controlar el gran incendio, aunque los vientos y altas temperaturas de hasta 43 grados centígrados (°C) amenazan con propagar las llamas.

“El fuego ha sido contenido en su mayoría, aunque todavía algunas zonas se queman ferozmente”, destacó la declaración de la Agencia de Protección Civil, que poco antes había expresado su confianza en que el fuego pudiera ser controlado en su totalidad este mismo día.

Para poder contener el fuego, las autoridades enviaron cerca de 800 bomberos y otros cuatro aviones al municipio de Góis, a unos 200 kilómetros de Pedrogão Grande, y ordenaron la evacuación de 11 localidades, según reporte de la agencia estatal de noticias Lusa.

Fuentes del Ayuntamiento de Góis confirmaron que fueron evacuadas todas las localidades fronterizas a Pedrógão Grande y Castanheira de Pera, donde más de 60 personas murieron el fin de semana, cuando intentaban escapar de las llamas en sus coches.

Te puede interesar: Estadio del Shanghái Shenhua sufre aparatoso incendio

Entre las personas desalojas están 56 personas de edad avanzada de una casa de retiro cercana a la localidad de Cabreira, quienes fueron enviadas a un refugio temporal seguro.

La alcaldesa de Góis, Lurdes Castanheira, admitió en una entrevista con la agencia informativa lusa que la situación era "grave" y podría rápidamente convertirse en "muy grave", si no se lograba detener el avance del incendio.

Ante la latente amenaza en Pedrogão Grande y otros dos distritos vecinos afectados por el fuego, alrededor de 30 consejos fueron colocados en el nivel de alerta, debido al riesgo de que se desaten incendios forestales similares.

En medio de los esfuerzos de los bomberos por contener el fuego, el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ordenó este martes una investigación sobre la muerte de 47 personas en una carretera de Pedrogão Grande, cuando intentaban alejarse de las llamas.

La orden emitida por Costa busca respuesta a tres preguntas concretas: ¿El clima extremo fue responsable de la magnitud de la catástrofe?, ¿Por qué algunas comunicaciones de los servicios de emergencia no funcionaban?, y ¿Por qué no se cerró la carretera donde se produjeron las 47 muertes?

El fuego comenzó el sábado pasado en una zona boscosa de en el municipio de Pedrógão Grande, al parecer por un rayo que golpeó un árbol y se incendió, alcanzado las llamas de inmediato los arbustos secos cercanos.

Las llamas se extendieron rápidamente en cuatro direcciones diferentes de Pedrogão Grande, provocando daños en varios establecimientos y sorprendiendo a los residentes, que se vieron imposibilitados a huir.

La cifra de muertos se incrementó la tarde del lunes 64, tras la muerte de uno de los cuatro bomberos que resultaron heridos al intentar apagar el fuego y ayudar a los residentes a salir de la zona, mientras que los lesionados se ubican en 153.

AGP