Con el cobijo de sus seguidores, Tigres salió del Estadio Universitario para iniciar los festejos del título del Torneo de Apertura 2017, conseguido ante su

Monterrey, Nuevo León.— Con el cobijo de sus seguidores, Tigres salió del Estadio Universitario para iniciar los festejos del título del Torneo de Apertura 2017, conseguido ante su acérrimo rival, Monterrey

Por si se te pasó: ¡Tigres, campeón del Apertura 2017!

A bordo de un autobús, los campeones del futbol mexicano, acompañados de cuerpo técnico y directivo albiazul, saludaron y agradecieron las muestras de apoyo que sus seguidores les tributaron desde la avenida Manuel L. Barragán, en San Nicolás de los Garza, para enrutarse a la Macroplaza, en el primer cuadro de la ciudad.

A su paso, decenas de fanáticos con banderas y playeras felinas con porras y cánticos coreaban a sus ídolos, ahora con seis títulos de Liga en sus vitrinas.

En tanto, el convoy avanzaba frente a la Alameda Mariano Escobedo, en el centro de la ciudad, donde niños y adultos, saludaban al ahora llamado a los de la UANL, tras conquistar su tercera estrella en este lapso y la sexta en su historia.

Al paso lento del convoy Tigre, custodiado por patrulleros de Policía y Tránsito de Monterrey, automovilistas hacían sonar sus claxons, en señal de alegría por el campeonato en el Torneo de Apertura 2017 del futbol mexicano.

Ricardo Ferreti, André-Pierre Gignac, Javier Aquino, Nahuel Guzmán, Juninho, Jorge Torres Nilo, Jesús Dueñas, Jurgen Damm y Eduardo Vargas, alzaban sus brazos y saludaban a sus seguidores.

 

Una publicación compartida de ZONA TIGRE (@zona_tigre) el

De igual forma, Francisco Meza, el héroe inesperado de la final; Luis Rodríguez, Enner Valencia, Damián Álvarez, Rafael de Souza, Ismael Sosa, entre otros de los campeones, agradecían el cariño de su afición ante su histórica victoria por global de 3-2 ante los Rayados.

Debes de ver: Afición de Tigres es incomparable

Aunque no era un día de descanso o feriado, los seguidores felinos olvidaron hoy el ir a sus centros laborales o la escuela, para festejar con el equipo de sus amores, que además de lograr el título, patentizó supremacía contra sus coterráneos regiomontanos.