Angélica Vale conoció bien a María Rubio cuando hicieron la gira de la obra de teatro "La casa de Bernarda Alba".

Ciudad de México.- La actriz Angélica Vale aseguró que le duele mucho la partida de la artista María Rubio, la "Madre de Todas las Villanas", fallecida este jueves, y de quien aseguró que aprendió bastante y recuerda con gran cariño.

“Estoy muy triste, porque tuve la fortuna de trabajar con ella en ‘La casa de Bernarda Alba’ hace mucho tiempo, tuve chance de irme de gira con ella”, declaró en entrevista con Notimex durante las grabaciones de la telenovela “Y mañana será otro día”.

Explicó que no sólo tuvo el privilegio de actuar y pisar el mismo escenario que ella, sino que también pudo conocerla como ser humano, por lo que se dio cuenta de que era una mujer dulce, adorada, con un sentido del humor maravilloso.

“Era muy inteligente, de verdad me duele mucho no poder abrazarla y no poderle decir lo mucho que la quiero, porque la quiero bastante”, aseguró.

Mencionó que en la citada puesta en escena, en la que también estuvo Ofelia Guilmáin y Aurora Molina, se llevaba muy bien con todas las actrices, pero con la que más cercanía tuvo fue con Rubio, a quien le aprendió todo.

“Creo que su icónico personaje de 'Catalina Creel' nos lo dejó a todos tatuados en el corazón, porque la amamos a partir de ahí; me quedo con el recuerdo de ella sonriéndome, riéndose detrás del escenario”, puntualizó.

YA VISTE >>> Catalina Creel destruyó la carrera de María Rubio

Por otro lado, acerca del actor Rogelio Guerra, quien también murió esta semana, dijo que no tenía mucha comunicación, ni trabajó con él; sin embargo, lo conoció de toda su vida.

Esto, porque su mamá, Angélica María, hizo una obra de teatro con el también escultor hace unos 10 años y “fue muy lindo conmigo. También es otra noticia dolorosa, será difícil llenar los zapatos de los dos, se pueden hacer versiones de las historias que interpretaron, pero nunca serán como las de ellos”, concluyó. (Notimex)