Este viernes, el Sindicato de Trabajadores del periódico La Jornada (SITRAJOR) inició la huelga a la que había emplazado a la empresa DEMOS

Ciudad de México.— Este viernes en punto de las 17:00horas, el Sindicato de Trabajadores del periódico La Jornada (SITRAJOR) inició la huelga a la que había emplazado a la empresa DEMOS tras haber resuelto -con 133 votos a favor y 64 en contra- la suspensión de labores.

Cabe recordar que desde principios de año persiste un conflicto entre la empresa y los trabajadores por la situación económica del diario.

huelga_jornada_4_1

Por ello, trabajadores de SITRAJOR abandonaron las instalaciones del diario y colocaron banderas rojiblancas al exterior del inmueble tras 31 años de trabajo ininterrumpido del periódico capitalino.

Según el abogado de los trabajadores de SITRAJOR, José Luis Contreras Montes, la empresa DEMOS violentó desde enero del 2017 el Contrato Colectivo de Trabajo al retener todas las prestaciones de los trabajadores con excepción del salario.

“Desde hace 6 meses veníamos negociando para resolver la situación. Ellos (DEMOS) desde enero empezaron a descontar a la gente el 100 % de prestaciones sólo dejándoles el salario. Lo cual es una situación ilegal porque no tenía autorización de la Junta para ello. La autorización -que aún está bajo amparo- salió hasta mayo”, dijo.

Para el sindicado, la compañía debe a los trabajadores aproximadamente 2 millones de pesos por concepto de prestaciones; pero el abogado Contreras advierte que la empresa no ha acreditado las deudas que tiene en otros conceptos como gastos de operación y pago de honorarios.

huelga_jornada_2_2

Al principio del conflicto, había 280 trabajadores sindicalizados según Contreras, pero en el curso de las tensiones ha renunciado medio centenar por la reducción de sus ingresos: “y las liquidaciones las están pagando por abonos debido a la mala situación económica que tiene la empresa”.

Para la empresa, sin embargo, la crisis del periódico tiene como raíz las altas prestaciones que los empleados de La Jornada habían acumulado a lo largo de sus 31 años de existencia; y, por ello, desautorizó el emplazamiento de huelga y las acciones de sus trabajadores.

De tal manera que, a pesar de la huelga en el medio de comunicación, aún no se sabe si la edición del sábado 1 de julio saldrá a pesar del movimiento de los trabajadores.

 

ebv