Saúl Arellano, hijo de la popular activista mexicana Elvira Arellano, recibirá este viernes "con mucha alegría" su diploma de secundaria en Chicago

Chicago.— Saúl Arellano, hijo de la popular activista mexicana Elvira Arellano, recibirá este viernes "con mucha alegría" su diploma de secundaria en Chicago, tras lo cual piensa ir la universidad para convertirse en abogado y continuar la lucha por los indocumentados.

"Me siento bendecido y agradecido por el sacrificio que hizo mi madre, pero en algún momento tengo que recoger la antorcha y seguir la pelea", declaró a Efe el joven, de 18 años, quien se graduará en la secundaria Pedro Albizu Campos, del barrio Humboldt Park.

Fue en ese vecindario predominantemente puertorriqueño donde se instalaron Saúl y su madre hace tres años, al regresar Elvira desde México con una visa humanitaria.

La activista había sido deportada en 2007 después de resistir durante un año la orden de expulsión y vivir en la iglesia metodista Adalberto que le dio santuario.

LEE TAMBIÉN: “Muro puede autofinanciarse”: Trump

Elvira Arellano se convirtió entonces en la abanderada de los indocumentados, en una lucha que generó controversia y que, según Saúl, les impuso grandes sacrificios.

Nacido en Estados Unidos, el niño acompañó a su madre a Michoacán, donde cursó desde el tercer grado de primaria al primero de secundaria. "El cambio fue muy drástico, mi español era pésimo y en la escuela me decían gringo", dijo.

Al mismo tiempo continuó con la causa por la reforma migratoria en representación de su madre, y asistió a reuniones en Washington, Chicago, Miami y Los Ángeles. El regreso a Chicago también fue difícil para Saúl, quien perdió el dominio del inglés y al llegar solamente podía leer como un niño de segundo grado.

"Tuve que ponerme las pilas para recuperar el terreno perdido con el idioma", señaló, al tiempo que también se aplicó en las asignaturas básicas y logró ganar créditos universitarios al rendir exámenes avanzados.

Saúl trabaja medio tiempo en un restaurante y ayuda a niños pequeños en el Union League Boys & Girls Club de Chicago, lo que llamó la atención de un matrimonio afiliado al club que se ha ofrecido a pagar sus gastos universitarios.

TE INTERESA: Crecen detenciones de niños inmigrantes

El joven fue aceptado por la Northeastern University de Illinois, donde estudiará leyes y buscará perfeccionar su español.

Elvira Arellano regresó a Estados Unidos con un segundo hijo, nacido en México, pidió asilo hace tres años y tiene cita ante un juez de inmigración en septiembre para presentar su caso.

emc