Foto Cuartoscuro

El líder minero dijo que la política laboral de los últimos años ha sido equivocada

Siete24.mx

Siete24.mx

Ciudad de México.— El senador de Morena, Napoleón Gómez Urrutia, asumió la dirigencia de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT) con el fin defender los derechos económicos y sociales del movimiento obrero.

El dirigente nacional de esa central obrera desmarcó a la nueva organización gremial de Morena y del gobierno federal e indicó que esta confederación no surge del gobierno, ni del Senado, ni de un partido político, sino de una necesidad de la clase trabajadora que se siente abandonada por sus dirigentes.

“No nace por las órdenes de arriba, sino por la necesidad de pagar esa enorme deuda que se tiene con los trabajadores nacionales, que tan sólo durante el periodo de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los salarios de los trabajadores mexicanos pasaron a ser de los peores en América Latina”, expuso.

Te puede interesar Los conflictos quedaron atrás: ‘Napo’

Gómez Urrutia señaló que los derechos de los trabajadores han sido traicionados y abandonados por dirigentes que responden más a los intereses de la clase empresarial que se ha enriquecido a costa de bajos salarios y escasas prestaciones, afirmó

Durante la Asamblea Constitutiva de la CIT, compuesta por 10 federaciones y 150 sindicatos, la cual se llevó a cabo en las instalaciones del Sindicato Minero, llamó a globalizar la defensa y unidad de los trabajadores para hacer frente a empresas que con políticas neoliberales explotaron a la clase obrera para obtener enormes ganancias.

Te puede interesar Reaparece Gómez Urrutia tras 12 años de exilio

Estableció que la política laboral de los últimos años ha sido equivocada y hay una deuda histórica con la clase trabajadora del país.

Acompañado por los dirigentes del Sindicato Mexicano de Electricistas, Martín Esparza Flores y por el de la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM) Rodolfo González Guzmán, consideró que inicia una nueva etapa en el sector obrero y deja atrás el "charrismo" sindical que permitió a los dirigentes enriquecerse y ocupar cargos políticos a costa de la miseria de los trabajadores.

ebv