Obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa planea tregua en sierra de Guerrero

CHILPANCINGO, Gro.— El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reveló que hay avances con más de cinco grupos de la delincuencia organizada para lograr una tregua y lograr la paz en la Sierra de Guerrero.

Este jueves, Rangel Mendoza visitó a pobladores de la comunidad Los Morros, municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco), y con comisarios de esa localidad y poblaciones vecinas, dijo que analizan la propuesta que presentarán al próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador para la pacificación de la Sierra, así como considerar la amnistía para los sembradores de amapola presos y la legalización del cultivo de la amapola.

En entrevista, el obispo manifestó su respaldo a la propuesta de López Obrador de lograr la paz en el país y anunció que se sumará, si es invitado a las distintas actividades que se lleven a cabo para lograr la pacificación.

En este sentido, dijo que los hechos que suceden en la Sierra, como asesinatos, enfrentamientos y desapariciones entre grupos delictivos son lamentables, por eso: “estamos buscando que haya una tregua entre las distintas partes, porque la gente está sufriendo mucho. Han sucedido cosas de un lado y de otro, creo que lo que conviene para todos es una tregua, me están pidiendo una tregua y ojalá que todos podamos cooperar y ayudar toda la Sierra”.

RECOMENDAMOS ¿Qué delitos tendrán amnistía?

Reconoció que los grupos delincuenciales que operan en esa zona de estado, han manifestado su conveniencia a una tregua para todos “no puedo decir qué grupos (delincuenciales) pidieron la tregua, eso no lo puedo decir ahorita, pero son los grupos los que están pidiendo la tregua y se tiene que pactar entre todos, me estoy moviendo para platicar con todos. No hay ningún plazo, apenas andamos en eso, confío que se logre, no puedo decir cuánto tiempo dure esta negociación”.

Agregó que el cabildeo ha sido una de sus tareas como líder católico: “tengo tiempo con esto, en estos días se intensificó, una de mis tareas para poder pacificar es ver a los distintos grupos, qué condiciones pone cada uno y qué condiciones pone el otro. He tenido últimamente mucha libertad para moverme y ojalá me la sigan dando. Me muevo sólo con un chofer, sin seguridad, ellos ya me han ofrecido protección, carros blindados pero no he aceptado nada de eso, creo que la mejor protección es la amistad, la relación, el diálogo, así se mueve uno, tememos por la vida pero es un arriesgue y un servicio que estoy prestando”. (Quadratín)

emc