La ciencia y el activismo son las dos grandes pasiones que han marcado la vida de Claudia Sheinbaum

Ciudad.— La ciencia y el activismo son las dos grandes pasiones que han marcado la vida de Claudia Sheinbaum, la alumna aventajada del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador que hoy se convirtió en la primera mujer en convertirse jefa de Gobierno de Ciudad de México por voto popular.

Con Sheinbaum en el Ayuntamiento y López Obrador en el Palacio Nacional, por primera vez la izquierda mexicana ocupa las dos grandes instituciones ubicadas en el céntrico Zócalo, una metáfora de la estrecha relación que han mantenido los dos políticos.

Descendiente de judíos europeos llegados al país latinoamericano, Sheinbaum (Ciudad de México, 1962) estudió Física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y se doctoró en 1995 en Ingeniería Ambiental en la máxima casa de estudios, donde se incorporó como académica desarrollando una de sus grandes pasiones.

En su etapa universitaria ya estaba vinculada con el activismo de izquierdas y formó parte del movimiento estudiantil CEU Histórico, que en los años ochenta se enfrentó con la dirección de la UNAM por las reformas académicas que se estaban impulsando.

Comenzó a implicarse en política institucional apoyando la candidatura presidencial del izquierdista Cuauhtémoc Cárdenas en las polémicas elecciones de 1988, en las que se impuso a Carlos Salinas de Gortari entre acusaciones de fraude electoral.

RECOMENDAMOS Sheinbaum rinde protesta como jefa de Gobierno

Posteriormente, se incorporó al nuevo movimiento izquierdista de Cárdenas y López Obrador, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), partido hegemónico en la capital mexicana hasta que la misma Sheinbaum lo desalojó del poder en los comicios del pasado 1 de julio.

López Obrador, que dirigió el entonces Distrito Federal con el PRD entre los años 2000 y 2005, nombró a Sheinbaum secretaria de Medio Ambiente del Gobierno capitalino y, desde entonces, su carrera política ha ido muy vinculada a la del líder izquierdista.

Sheinbaum fue portavoz de la fallida candidatura presidencial de López Obrador en 2006 e integró su "Gobierno legítimo", que no reconoció la victoria del presidente conservador Felipe Calderón y creó un Ejecutivo simbólico.

Seis años después, se postuló como secretaria de Medio Ambiente del Gobierno federal en caso de que López Obrador ganara las presidenciales, pero perdió frente a Enrique Peña Nieto.

Fiel a su padrino político, Sheinbaum no lo abandonó y acompañó a López Obrador en una nueva aventura: la fundación del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), una escisión izquierdista del PRD.

Con esta plataforma, Sheinbaum regresó a la política local y en 2015 ganó las elecciones para dirigir el distrito de Tlalpan, en el sur de Ciudad de México.

Su gestión al frente de Tlalpan estuvo en el ojo del huracán tras el sismo de magnitud 7.1 que azotó la capital el 19 de septiembre de 2017, cuando se derrumbó el colegio Rébsamen llevándose la vida de 19 niños y siete adultos.

La oposición y algunos padres la han acusado de ser responsable de la adjudicación irregular de permisos de construcción en la escuela, ubicada en Tlalpan, algo que ella ha negado.

Precisamente, la reconstrucción de la ciudad y la gestión de las ayudas a los damnificados es uno de los principales retos de Sheinbaum, quien arrasó en los comicios del 1 de julio como candidata de Morena a la jefatura de Gobierno.

Desde que en 1997 la alcaldía de Ciudad de México se convirtió en un cargo de elección directa, ninguna mujer había dirigido la capital, con excepción de Rosario Robles, quien ocupó el cargo en 1999 de forma interina durante un año.

Sheinbaum vende como gran aval la gestión realizada por López Obrador y su equipo cuando dirigieron la capital mexicana e impulsaron una mejora en la seguridad pública y la extensión de programas sociales.

Previsiblemente, la estrecha relación entre ambos se materializará en una fuerte cooperación entre el Gobierno federal y el capitalino para combatir los problemas que más afectan a la ciudad más poblada del país: la desigualdad, la delincuencia y la contaminación. (EFE)

emc