¿Sólo ahorro de energía eléctrica?

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

Ciudad de México.— Mucho se habla de las bondades del cambio de horario, principalmente de los beneficios en lo que se refiere al ahorro de energía eléctrica y del aprovechamiento de una hora más de luz natural, sin embargo, poco se dice de los efectos que a nivel biológico esta modificación en el reloj trae para los seres humanos.

En Siete24.mx nos dimos a la tarea de investigar y recabar el punto de vista de un profesional de la Salud para conocer de primera mano lo que nos sucede con este cambio de horario; cuánto tiempo tardamos en adaptarnos, si hay efectos secundarios qué considerar y qué medidas se pueden tomar para mitigar sus consecuencias.

reloj_horario_2

De acuerdo con Ricardo Berea Baltierra, Médico Internista certificado por el Consejo de Medicina Interna de México, todos los seres vivos tenemos un biorritmo, una manera de adaptarnos sobre todo a la luz del sol, lo cual se regula con una hormona que secreta la hipófisis que se llama melatonina, lo que nos permite detectar cuándo tenemos que estar activos o en alerta y cuándo tenemos que descansar.

Cuando nos cambian artificialmente el horario, aunque pareciera mínimo el cambio de una hora, sí nos afecta. Hay gente que llega a tener alteraciones muy sencillas como cambios en el apetito o problemas para dormir, esto generalmente es mucho más notorio en los niños y en los adultos mayores, quienes en general también pueden estar más irritables.

¿Más accidentes de automóvil?

Hay estudios, comenta Berea Baltierra, en los que se ha probado que la gente se afecta a tal grado, que los días después de un cambio de horario llega a haber más accidentes de automóvil que en días normales. El lapso en el que se registra este pico de accidentes dura aproximadamente tres días. Lo mismo para gente que padezca algún problema de ansiedad o depresión se altera mucho más con los cambios de horario.

¿Nos afecta más el cambio de horario en verano o en otoño?

Nos afectamos casi todos en mayor en mayor o menor manera, generalmente es un cambio que biológicamente tarda entre dos a tres días el cuerpo en adaptarse, pero sí se adapta. Es más notorio el problema cuando es el cambio de horario en el verano, cuando tenemos que quitarle una hora a nuestro día y tenemos que levantarnos una hora más temprano; ahora en este cambio de horario de otoño, regresamos a lo que es el horario habitual, donde a lo mejor no nos cuesta tanto el adaptarnos.

¿Irritabilidad y suicidio?

El Médico Internista explicó que sí hay más probabilidad de que se presente una mayor irritabilidad e inclusive hay estudios en los cuales se ha notado que hay un aumento de suicidios en esas fechas, no tanto en este cambio que nos regresan el horario, sino en verano, en el que nos quitan una hora.

Ahora bien, es importante destacar que no es que toda la población tenga ese riesgo de suicidio, sino específicamente gente con depresión o con alguna situación que ya estaba en el borde de sufrir un problema más serio; “simplemente los ponemos en una situación de más estrés, aumenta el riesgo y los estamos sacando de su zona en la cual se sentían quizá un poco más tranquilos”.

El Médico Internista explicó que en estos casos no se puede hablar de una zona de confort, porque una persona que está deprimida y con problemas de ansiedad, difícilmente llega una zona de confort, pero si estaban más o menos equilibrados, llega el cambio de horario y podemos llegarles a causar un problema mayor, sobre todo porque esa gente no duerme bien y el dormir implica muchas situaciones. Si no duerme bien ya no está trabajando bien, está de mal humor y se expone a más cosas.

¿Qué ocasiona no dormir bien?

Dormir bien tiene que ver con el estado de alerta durante el día, si no se duerme bien uno se vuelve más impreciso en sus movimientos y tiene mayor facilidad de tener un accidente a nivel laboral.

Esos cambios de horario, los primeros dos a tres días son difíciles para las empresas, porque también hay baja la productividad, y la gente que no descansa bien empieza a tener muchos más problemas en cuanto a sus condiciones de ansiedad, si es que ya cargaban un problema de este tipo previamente.

¿Cómo adaptarse más fácil y rápido al cambio de horario?

El cambio de horario se hace en domingo. A veces tenemos la mala costumbre de que nos agarra el cambio el mero domingo, y pensando en ese lapso de dos a tres días que tarda uno en adaptarse, quizá sería prudente desde el día anterior tratar de entrar en los hábitos que marcarían el siguiente periodo para tratar de adaptarse un poco más rápido.

Hay medicamentos para hacer el manejo con la gente que viaja, basados en la melatonina, pero Ricardo Berea consideró que no es lo recomendable, en lugar de esto es mejor empezar la adaptación un día antes para tratar de sobrellevar este cambio, que finalmente no lo elegimos, se impone de fuera pero tenemos que buscar cómo salir adelante.

¿Alimentación especial?

Hay alimentos que la gente que tiene problemas para conciliar el sueño o que tiene ansiedad no deben de ingerir o que sería prudente con los cambios de horario bajar su consumo. Sobre todos los que tengan cafeína como el café o té, tratar de bajar el consumo.

Es común encontrar personas que son adictas a la cafeína, pero es recomendable tratar de disminuir ese consumo sobre todo a partir de las seis de la tarde ya que se va acercando la hora de conciliar el sueño; es mejor tratar de evitarlos al máximo, como refrescos de cola, cafeína, sustancias que generalmente lo ponen a uno en un estado de alerta mayor al recomendable para dormir.

Recomendación para empresas

Sería ideal que las empresas fueran un poco más tolerantes en el aspecto de que la productividad en estos días no va estar al 100%. A nivel laboral hay ciertos lugares donde se presta ser tolerantes y hay otros que son un poco más estrictos. Dependiendo el lugar donde se labore lo más recomendable es que a nivel individual cada quien empiece a hacer la adaptación desde el sábado previo al cambio de horario.

¿Recomienda tomar una siesta?

En relación al cambio de horario depende de a lo que estemos acostumbrados, porque si no se acostumbra uno tomar siesta y de repente se le ocurre a uno para adaptarse dormir algo en la tarde, va a ser más difícil todavía conciliar el sueño en la noche. Hay países donde a mediodía hace un calor tan fuerte que es una necesidad esa pausa, pero si no lo acostumbramos quizá no sea tan buena idea porque nos puede quitar un sueño adecuado.

¿Recomendaciones especiales?

Sobre todo apoyar a los adultos mayores y a los niños, porque ellos son los que tienen hábitos más marcados, sobre todo los niños chiquitos con sus alimentos. El adulto mayor a veces tiende a responder de acuerdo a la iluminación que tiene en su medio. A veces el adulto mayor cuando le cambian el horario de comer y percibe distinta iluminación, incluso puede llegar a tener periodos de delirio y descontrol neurológico. Por eso se recomienda tener un poco de paciencia en lo que se adaptan.


ebv