El opositor Fernando Albán se habría suicidado dice Maduro

Ginebra.— La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió a Venezuela permitir una investigación “transparente” sobre la muerte del concejal opositor Fernando Albán que, según la fiscalía venezolana, se suicidó durante su detención. 

“Estamos preocupados por la noticia de su muerte y también por el hecho de que no había sido presentado ante un juez en el plazo de 48 horas que establece la ley venezolana”, dijo la portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, en conferencia de prensa en Ginebra.

Explicó que Fernando Albán se encontraba detenido por el Estado. “El Estado tenía la obligación de garantizar su seguridad, su integridad personal (…). Nosotros pedimos una investigación transparente para aclarar las circunstancias de su muerte”, ya que existen “informes contradictorios sobre lo ocurrido”.

“Hay mucha especulación sobre lo que pasó, si se suicidó, si lo lanzaron desde un décimo piso de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) donde estaba detenido, si fue maltratado. Es por ello que necesitamos una investigación sobre su muerte", mencionó.

Según el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, el concejal se suicidó la víspera al lanzarse por una ventana del edificio del SEBIN, tres días después de ser detenido en relación al presunto ataque con drones explosivos contra el presidente Nicolás Maduro.

Albán, quien era del opositor Partido Primero Justicia, “solicitó ir al baño y estando allí se lanzó al vacío desde el décimo piso del edificio”, explicó Saab.

El ministro venezolano del Interior, Néstor Reverol, afirmó que el concejal “se suicidó en el momento en que iba a ser trasladado al tribunal”.

Primero Justicia denunció que el concejal opositor “murió asesinado en manos del régimen de Maduro”. “Exigimos justicia”, dijo el partido político, que adelantó que acudirá a todos los organismos nacionales e internacionales para establecer responsabilidades.

En la misma rueda de prensa en Ginebra, la vocera del Alto Comisionado también pidió a Venezuela atención médica para los 59 ciudadanos colombianos que fueron detenidos hace dos años en territorio venezolano, sin que hasta ahora no se hayan presentado cargos en su contra.

“Estamos profundamente preocupados por la detención de 59 colombianos que permanecen recluidos en una misma celda en el centro penitenciario de La Yerguara, en el centro de Caracas, donde las condiciones son extremas y no hay acceso suficiente a alimentos, agua y medicamentos”, dijo Shamdasani.

Urgió a las autoridades venezolanas a garantizar que los detenidos, en especial William Estremor, grave enfermo, reciban la atención médica necesaria y que en todo el sistema penitenciario, se garantice a los reclusos el acceso a medicamentos y tratamientos adecuados.

Los 59 colombianos fueron detenidos en operaciones de seguridad separadas a fines de agosto y principios de septiembre de 2016, destinadas -según el gobierno- a disolver pandillas criminales y llevarlas ante la justicia.

Los detenidos fueron acusados de ser paramilitares, pero hasta ahora no se han presentado pruebas ni cargos contra ellos, y en noviembre de 2017, un juez venezolano ordenó que fueran liberados incondicionalmente. (Notimex)

emc