¿Pagarías mil euros por una cena?

El Fin de Año en el mejor restaurante del mundo

Siete24.mx

Siete24.mx

Roma.- Elegida como el “mejor restaurante del mundo 2018”, la Osteria Francescana -del chef italiano Massimo Bottura- propone para la cena de Fin de Año un menú a un precio de mil euros (unos mil 144 dólares) por persona.

Ubicada en la ciudad de Módena, en la norteña región de Emlia-Romaña, la Osteria Francescana encabezó este año la prestigiosa lista de “The World's 50 Best Restaurants”. Se trata de la segunda ocasión luego que también en 2016 fue declarada el mejor restaurante del mundo.

Con una cena que cuesta en promedio 250 euros (unos 286 dólares) por persona durante días normales, la Osteria Francescana ha publicado en su página de internet su menú para la cena del último día del año.

Te puede interesar Romeritos, platillo que no puede faltar en las fiestas decembrinas

El precio es de mil euros (unos mil 144 dólares) por persona y se comienza con una entrada de bienvenida acompañada con champagne Krug 1996.

Después se pasa al platillo “Ma che cavolo di gambero è?”, que por su nombre lo dice estaría compuesto por gambas o camarones, acompañados por vino Chablis Dauvissat.

Sigue una ensalada de pasta fría y luego un arroz “oro e zafferano” al estilo de la "bouillabasse" francesa, con un 8’9’10’ Reserva Gravner, para proseguir con un pescado Triglia “en escamas de raíces”, acompañado por un vino Corail Chateau Roquefort 2017.

El siguiente platillo está compuesto por ravioles con foie grass, porros y tartufo negro con un vino Riesling Markus Militor reserva 1989, para continuar con gallina faraona al tartufo blanco y puré de patatas (acompañada por vino Barolo Mascarello 2011).

Se sigue con un “dripping” de verduras y una copa de vino Mastroianni, para finalizar con el “cotechino con lentejas”, un platillo que no puede faltar en las mesas italianas el último día del año, al lado de champagna Louis XV De Venoge.

Te puede interesar Mexicanos se preparan para cumplir promesas de Año Nuevo

Ubicada en las cercanías de la iglesia de San Francesco de Modena, la Osteria Francescana era en los años 50 un local con mesas de madera y vino en jarras, donde se jugaba a las cartas y se comía a bajo precio.

Según las crónicas de la época, la hosteria era frecuentada por personajes del “subproletariado” y mujeres “de dudosa reputación”, pero en 1995 fue adquirida por Bottura, que la convirtió en el mejor restaurante del mundo.

ebv