Con nueva escenografía y vestuario, el jueves 15 de diciembre inicia la temporada 2017 del ballet "El Cascanueces".

Ciudad de México.- Con un diseño de escenografía, vestuario e iluminación renovado, El Cascanueces con regresa con la temporada 2017 al Auditorio Nacional el 15 de diciembre.   

El clásico ballet, a cargo de la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), es una tradición en la temporada navideña.

“Me pareció una buena oportunidad renovar la escenografía de El Cascanueces, que tenía 16 años y no había visto anteriormente en vivo, solamente en videos. Esto por una parte fue una ventaja, porque así he podido trabajar con un poco más de libertad”, comentó en entrevista el escenógrafo Sergio Villegas.

“El mayor reto de esta producción es el tamaño del Auditorio Nacional. Todo lo que nosotros en teatro hacemos de cierto tamaño, en el Auditorio es cinco veces más grande, porque además ahora se abrirán todas las localidades para que se pueda apreciar la obra desde cualquier punto”.

Agregó que el huevo Fabergé es muy importante en esta producción. “En la corte de los zares de Rusia, donde trabajaba Chaikovski, había un joyero que era el artista oficial de los zares Romanov: Carl Fabergé. Él elaboraba joyería y regalos sumamente creativos para la corte.

“Carl fue precisamente quien dio a luz a los famosos huevos Fabergé, que no solo eran bellos en su exterior, sino que en su interior había sorpresas: pequeñas maquetas, trenecitos, barquitos, casitas, canastas con flores; todo hecho de joyería. Sobresalen pequeños robots como cisnes o pavorreales que, al darles cuerda, despliegan sus alas o su cuello. Algunos se conservan hasta nuestros días.

“Eso me dio la idea de jugar con los huevos Fabergé y llevar El Cascanueces de la Inglaterra victoriana, representada en la producción actual, a la Rusia zarista, que fue la época original en la que se escribió el ballet.

“El personaje del padrino de Clarita y Fritz, Herr Drosselmeyer, es misterioso, creativo y juguetón con los niños. Entonces se me ocurrió que él podría ser una especie de Fabergé. Él sería este inventor de la corte que crea regalos y muñecos fantásticos que más adelante cobran vida. Todo esto sucede en la imaginación dentro de un huevo Fabergé”.  

 

“Espero que esta nueva producción sea estimulante para todo el público; que pueda detonar su imaginación. El objetivo es que la misma coreografía con un entorno distinto origine nuevas sensaciones y perspectivas”, concluyó.

Te puede interesar >>> Cien Años de Soledad hasta en la cocina

Con coreografía de Nina Novak basada en la original de Lev Ivanov y música de Piotr Ilich Chaikovski, se presentará los días 15, 16, 17, 21, 22 y 23 de diciembre a las 17:00 y a las 20:00, y el 19 y el 20 a las 20:00; reunirá a más de 150 artistas en escena, y contará con la participación de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

El Cascanueces

npq