Se cumple un año del sismo de 8.2 grados que dejó serias afectaciones en 41 municipios del Istmo de Tehuantepec,

Oaxaca.— Al cumplirse un año del sismo de 8.2 grados que dejó serias afectaciones en 41 municipios del Istmo de Tehuantepec, esta región del estado se encuentra de pie y en la ruta de reconstrucción. 

El temblor en Oaxaca dejó 82 personas fallecidas, 65 mil 632 viviendas dañadas -26 mil 949 con pérdida total-, 290 localidades afectadas, 800 mil personas damnificadas, así como 282 edificios religiosos dañados, 13 edificios públicos, 10 culturales, 15 más de seguridad y 3 mil 041 edificios educativos,

Ante ello, la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO) ha emprendido diversas acciones como el reforzamiento del trabajo con los municipios al solicitarles la creación de su Unidad de Protección Civil, así como la integración de sus Consejos Municipales de Protección Civil con la capacitación debida.

Así también mantiene reuniones de capacitación con los 41 municipios istmeños para informarles sobre las condiciones, orígenes y consecuencias de los eventos sísmicos, pero también sobre las medidas de seguridad que deben tomar en las temporadas de lluvias, ciclones y huracanes.

Te interesa: Sismo, fiestas patrias y desdén institucional

En un comunicado, el titular de la CEPCO, Heliodoro Díaz Escárraga señaló que este sismo, sumado al del 19 de septiembre y la réplica del 23 de septiembre, que sumaron más afectaciones en el Istmo y región de la Mixteca, puso a prueba la capacidad de las dependencias gubernamentales para atender a la población damnificada.

“En ningún estado y en ningún país hemos tenido la afectación a tantos municipios en tan corto tiempo como sucedió en Oaxaca, esto implicó un gran reto en términos organizativos tanto del gobierno federal, estatal y dependencias que se sumaron, además de los recursos que se manejaron, la distribución de la ayuda fue otro reto importante; tuvimos niveles adecuados de eficiencia a un costo muy bajo”, dijo.

De acuerdo con la CEPCO, a nivel estatal y nacional se cuenta con un Atlas de riesgo, no así de manera municipal en las comunidades de Oaxaca, esto derivado del alto costo que tiene el realizar este estudio; sin embargo, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), cuenta con una partida especial para apoyar la conformación de este documento esencial.

“Lo ideal es que cada municipio cuente con su Atlas de Riesgo; sin embargo, son estudios que llevan tiempo y tienen un costo superior al millón de pesos y no todos los municipios están en condiciones de hacerlo, la Sedatu tiene un programa para apoyar a los municipios, en este caso para poder contar con los recursos, pero hay que seguir un procedimiento para acceder a ello”, explicó.

En tanto, la CEPCO trabaja con los ayuntamientos para que cuenten con un Mapa de Percepción de Riesgos; “un mapeo de los lugares críticos que presenten sus demarcaciones, fundamentalmente que tenga que ver con cualquier condición de riesgos por asentamientos humanos irregulares”, subrayó el funcionario.

De los 41 municipios del Istmo afectados por el sismo de 8.2 grados del 7 de septiembre del 2017, sólo 31 han instalado sus Consejos Municipales de Protección Civil, por ello es apremiante que todos los ayuntamientos no sólo de esta región sino de todo el estado, tomen en consideración la importancia de este órgano en caso de presentarse alguna emergencia.

Por ello, invitó a la población para que juntos gobierno y sociedad, se fomente la cultura de la prevención ante eventos sísmicos que continuarán presentándose en la entidad, con ello buscar crear una “Sociedad Resiliente”, “que tenga la actitud y capacidad para sobreponerse ante contingencias de esta naturaleza que va a seguir padeciendo nuestro estado”.

Más: Habrá simulacro de sismo a las 13:14 horas el 19 de septiembre

Al respecto, el alcalde de Unión Hidalgo, Wilson Sánchez Chevez, señaló que los habitantes de este lugar, a consecuencia de las constantes réplicas sísmicas, han optado, como medidas de prevención, salir y concentrarse en un lugar seguro como patíos o bien en las calles donde no corran peligro ante la caída de algún objeto.

En tanto en las escuelas se han adoptado medidas de seguridad apoyados por las Fundaciones y organismos que apoyan en la reconstrucción.

“En las escuelas se han hecho puntos de concentración, se han señalizado, lo hemos hecho con las Fundaciones que nos han ayudado en ese sentido porque nosotros no estábamos preparados para lo que vino, la verdad”, enfatizó.

JAHA