La expresidenta de Argentina

Buenos Aires.- Un juez procesó con prisión preventiva a la expresidenta argentina Cristina Fernández, acusada de haber recibido millonarios sobornos de empresarios de la obra pública durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), aunque de momento no será detenida por ser senadora y tener fueros.

Según informaron a Efe fuentes del caso, el magistrado federal Claudio Bonadio dictó el procesamiento por "asociación ilícita" contra ella -cuya detención dependerá de que dos tercios de los senadores aprueben su desafuero- y diversos miembros de su Ejecutivo, así como contra varios de los empresarios sospechosos de haber pagado coimas para favorecerse con contratos.

Te puede interesar Juez ordena detención de Cristina Fernández

Desde que surgió el escándalo a principios de agosto, varios son los empresarios y exfuncionarios que han declarado como imputados "arrepentidos" -figura legal que otorga beneficios penales para los que colaboren con la Justicia- y han reconocido la existencia de las coimas y la supuesta implicación de Fernández y su fallecido esposo, el también expresidente Néstor Kirchner.

Este  fin de semana, la ex presidenta y actual senadora argentina, Cristina Fernández denunció "destrozos" y presuntos robos en los allanamientos que se produjeron el pasado agosto en su residencia de El Calafate, en el marco de la causa por sobornos durante el kirchnerismo.

La ex mandataria denunció los hechos a través de un vídeo en su canal de Youtube, donde muestra algunas de las partes con desperfectos y reitera que su residencia fue "literalmente tomada" hace tres semanas en los allanamientos que se llevaron a cabo por orden del juez federal Claudio Bonadio, quien la acusa de recibir millonarios sobornos.

Los registros en El Calafate, que se sumaron a los que el juez mandó realizar en su domicilio del barrio de Recoleta en Buenos Aires y en su otra casa de Río Gallegos (Santa Cruz), duraron tres días y la ex mandataria culpó a Bonadio de ser el artífice de un entramado de "persecución" e "humillación" hacia ella.

EFE