Un hombre ha sido detenido en Bélgica, tras intentar atropellar a varias personas con su vehículo en una de las principales calles comerciales

Bruselas.— Un hombre fue detenido tras entrar a gran velocidad con su vehículo en el bulevar peatonal Meir de la ciudad de Amberes, en el norte de Bélgica, una de las principales calles comerciales, informó el jefe de policía de esa localidad, Serge Muyters.

La persona arrestada es natural de Amberes y de ascendencia norteafricana, de acuerdo con De Standaard. Por su parte, algunos medios de comunicación aseguran que se trata de un musulmán radicalizado.

Te puede interesar: Ataque a Parlamento británico

La policía encontró armas en el interior del vehículo utilizado, de matrícula francesa, según han confirmado varios medios locales.

La Fiscalía indicó que se trata de Mohamed R., nacido en 1977, con nacionalidad francesa y domiciliado en Francia. El sujeto es conocido por las autoridades por posesión ilegal de armas, indicó la cadena pública VRT.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Bart De Wever, indicó que se ha "evitado un atentado".

Las autoridades de Bélgica han establecido un perímetro de seguridad alrededor de la zona, desplegando una brigada de explosivos y han movilizado a agentes adicionales y personal militar por toda la ciudad, según ha detallado la Policía de Amberes.
La Fiscalía federal de Bélgica confirmó que el hombre detenido en Amberes tras entrar a gran velocidad con su vehículo en el principal bulevar peatonal de la ciudad es un francés que llevaba en el maletero armas blancas, una escopeta antidisturbios y un bidón "con contenido indeterminado". El detenido conducía "a una velocidad muy elevada" en los alrededores del bulevar, cerca de las 10:45 de la mañana, poniendo "en peligro" a los peatones y se dio a la fuga cuando un grupo de militares intentó interceptar el vehículo, agregó el Ministerio Público. El incidente se registró un día después de que un hombre atropelló a varias personas en el puente de Westminster, en Londres, y acuchilló a un policía en la entrada del Parlamento británico, antes de ser muerto a tiros por la seguridad del inmueble. El ataque, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico, dejó varios muertos y unos 40 heridos

Lee también: Mensaje advirtió sobre atentado

AGP