Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Yong-un se verán las caras en Singapur

Washington.— El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Yong-un, se verán las caras el próximo martes en Singapur en tres ocasiones diferentes antes de que cada uno retorne a su respectivo país, tras ese histórico encuentro.

La Casa Blanca dijo que las discusiones entre las delegaciones de los dos gobiernos continúan en vísperas de la cumbre, e hizo notar que éstas han avanzado con mayor rapidez de lo que se anticipaba.

Te puede interesar: Rodman invitado especial a cumbre Trump-Kim

De acuerdo con el cronograma general dado a conocer hoy, Trump y Kim celebrarán su primer encuentro el martes a las 09:00 horas locales (01:00 GMT); pasarán después a la primera bilateral, en la que sólo estarán presentes los traductores.

Posteriormente continuarán su diálogo en una bilateral extendida, y finalmente a un almuerzo de trabajo, tras lo cual Trump ofrecerá una conferencia de prensa, antes de regresar a Washington.

Se dio a conocer que durante la bilateral ampliada, Trump estará acompañado por un grupo de funcionarios que incluyen al secretario de Estado, Mike Pompeo; el jefe de gabinete, John Kelly, y el asesor para Seguridad Nacional, John Bolton.

Checa también: Trump confirma reunión con Kim

Durante el almuerzo de trabajo, se unirán a la delegación la secretaria de prensa, Sarah Sanders; el embajador estadounidense en Filipinas, Sung Kim, así como Matt Pottinger, director de la oficina para Asia del Consejo Nacional de Seguridad.

Un hotel colonial situado en la exclusiva isla de Sentosa (Singapur) será el escenario del encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un, un complejo turístico de cinco estrellas y una rica historia que albergará la esperada cita.

El hotel Capella, escenario de la histórica cita, es un complejo de cinco estrellas -el único de esta categoría junto al Sofitel en la isla- que cuenta con 112 habitaciones que oscilan entre los 500 y los 10 mil dólares por noche, todas ellas reservadas antes de que la Casa Blanca anunciara la sede del encuentro.

Conocida en malayo como la isla de "la tranquilidad", Sentosa ha abandonado estos días su clásica estampa de paz por la de centenares de periodistas y curiosos que se agolpan en el hotel Capella -uno de los más lujosos- para asistir de cerca al lugar en el que se verán las caras ambos líderes este martes.

Tanto esta pequeña isla de no más de cinco kilómetros cuadrados como el propio hotel cuentan con una larga historia, que en el caso del establecimiento se remonta a 1880, cuando cuatro de los edificios que hoy conforman el complejo fueron construidos para acomodar a oficiales británicos que la utilizaban como fuerte militar.

Singapur se ha volcado en los preparativos de la histórica cumbre que celebran el próximo martes los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, entre evidentes medidas de seguridad y un gran secretismo y que tendrá un costo para la ciudad-estado de 15 millones de dólares.

AGP