Una pareja que tenía 35 años de “feliz” matrimonio con nueve hijos, se acaba de separar por una sencilla razón: el esposo resultó ser estéril

Rabat.— Una pareja que tenía 35 años de “feliz” matrimonio con nueve hijos, se acaba de separar por una sencilla razón: el esposo resultó ser estéril.

Un marroquí denunció a su esposa y pidió el divorcio al enterarse de padecer esta condición toda su vida.

El hombre, habitante de una rica región agrícola al norte de Rabat, de profesión maestro, fue a consultar a un urólogo por una lesión parecida a la varicela en su testículo derecho que dijo arrastrar prácticamente toda su vida sin haberle ocasionado hasta ahora mayores trastornos.

Luego de practicarle unos análisis rutinarios, el especialista le dijo, sin lugar a dudas, que era estéril y que la razón de la infertilidad estaba claramente ligada a ese quiste testicular.

Indignado, el esposo presentó denuncia por adulterio (delito penado en Marruecos), con vistas además a desentenderse de la tutela de los nueve hijos.

AGP