El EGO se ha convertido en una plataforma en la que los jóvenes talentos dan rienda suelta a su creatividad

Madrid.- El EGO se ha convertido en una plataforma en la que los jóvenes talentos dan rienda suelta a su creatividad y muestran en sus diseños lo que les sale de las entrañas, según lo que se vio en la última jornada de la pasarela de Madrid, España.

En esta pasarela, a la que todos los creativos acuden con el objetivo de ser más visibles, se vieron propuestas mixtas, en las que aparecen los sentimientos de los diseñadores desde los recuerdos de una infancia feliz hasta los gustos musicales pasando por sus experiencias en viajes o los tragos amargos sentimentales.

Con apuntes de fantasía, CéliaValverde, marca que se ha alzado con el galardón del premio Mercedes-Benz Fashion Talent, propuso un trabajo conceptual, clásico y llamativo al mismo tiempo.

Te puede interesar 'Que la moda sea para todos': Natalia Lorenzo

En esta colección sobresalieron piezas femeninas de aire sesentero, de líneas amplias y sueltas como pantalones de campana conjuntados con chaquetas cruzadas o vestidos de noche de lentejuelas o tul con brocados.

De un mal de amores nace "Ansia", la colección del sevillano Anel Yaos, diseñador que propone una explosión de color. "Es un reflejó de cómo me sentía antes de crearla", dijo hoy a Efe sobre una propuesta, "muy loca", en la que entremezcla patrones, texturas y colores.

Lanas, terciopelo, y neopreno en pantalones, cazadoras y camisas se codean con rasos y encajes de vestidos y blusas que dan un toque romántico a algunas prendas de la colección, en este "viaje" que Yaos plantea para encontrar la felicidad.

La música y la moda se funden en el universo de Christian Simmon, diseñador que cantó en directo mientras los modelos lucían sus creaciones inspiradas "en el concepto de las rebajas", explicó antes del desfile.

En su propuesta, se han visto prendas sencillas que encajan tanto en siluetas femeninas como masculinas, casi todas con largos asimétricos, volúmenes amplios y guiños al "punk".

Con una estética a caballo entre la moda infantil y la juvenil, Raúl Madrid, diseñador al frente de la firma Madrid Manso, presentó en este vivero creativo una colección atractiva y luminosa en la que destacaron las siluetas sueltas en mujer y hombre.

La colección comenzó con prendas "que respiran un imaginario infantil", dijo Raúl Madrid al mismo tiempo que describía los tejidos con los que ha trabajado: "panas, franelas y popelín".

Después, un segundo bloque con conjuntos en azul, verde y marrón impresos en prendas de día cedieron el paso a un modelo de noche en los que "el volumen toma las riendas y redefinen la silueta femenina", añade.

Tras el desfile de la firma invitada por la organización, Bubukhadia, de Tiblisi (Georgia) se vieron los diseños de María Martín Studio, quien clausuró la edición 67 de la pasarela madrileña con una colección, que pretende "ser un manual de producción de moda", en la que convergen referentes como Balenciaga o Courrèges.

"Mi intención es construir prendas sobre la anatomía, de manera que el volumen crezca y se adapte al cuerpo", dijo la diseñadora, que define sus prendas con líneas depuradas, "de diseño minimalista".

EFE

ebv