Acusan autoritarismo disfrazado de democracia

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

Ciudad de México.- Senadores del PAN anunciaron la presentación de un punto de acuerdo que buscará “frenar la manipulación política y abordar el tamaño de los daños a los bolsillos de los mexicanos por la arbitrariedad del presidente electo” con respecto a la cancelación del Aeropuerto en Texcoco, derivado de la consulta popular con la que se determinó su construcción en Santa Lucía.

AMLO y Morena buscan establecer un gobierno autoritario disfrazado de democracia, que estará causando graves daños al país, afirmó Damián Zepeda, coordinador parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado.

Desgraciadamente se confirmó lo que veníamos diciendo, la consulta resultó una vacilada, una tomadura de pelo, un ejercicio de manipulación política de Andrés Manuel López Obrador, que cancela un proyecto necesario para México y envía al mundo un mensaje de incertidumbre jurídica y económica, subrayó Zepeda Vidales.

Te puede interesar La consulta de AMLO es ‘opaca’: CCE

Es preocupante, dijo, que el objetivo final de esta farsa sea establecer, de aquí en adelante, la manipulación política como mecanismo para tomar decisiones de fuerte impacto para el país, pues parece que el presidente electo está más preocupado por imponer su voluntad que por hacer las cosas correctas que necesita México. “Sus declaraciones, del ‘les guste o no les guste’, al ‘me canso ganso’ parecen las de una persona inmadura que pretende imponer su voluntad”, comentó.

El panista aseveró que los senadores de su partido no van a permitir estas imposiciones y promoverán que se regulen los ejercicios de democracia participativa, para que sean árbitros imparciales y metodologías claras y que no se presten a la manipulación que pretende López Obrador.

Damián Zepeda dijo que la ruta escogida por el presidente electo es peligrosa, por el elevado precio de la cancelación del proyecto de Texcoco, que costará al país entre 120 mil y 200 mil millones de pesos; y por la incertidumbre sobre la viabilidad de Santa Lucía, que estará a 45 kilómetros del aeropuerto actual, además del conflicto de interés que representa la presencia de “sus constructores y asesores en la vergonzosa presentación de los resultados de la supuesta consulta y el anuncio de sus decisiones de gobierno”.

Te puede interesar El inicio de la consultocracia

Zepeda se refirió al impacto en el valor del peso y al pésimo mensaje para las futuras inversiones, pues López Obrador recurre al “no se preocupen, que yo les voy a asignar otras obras a los constructores”, como si no existieran las licitaciones y la legalidad. “Ese no es el cambio que la ciudadanía están anhelando, y ahora ha sido engañada, al no explicársele los impactos de esta arbitrariedad”, apuntó.

JFM