La Administración de Donald Trump criticó la decisión del anterior presidente de EU de abstenerse en el voto contra el embargo en la ONU

Naciones Unidas.— La Asamblea General de la ONU pidió este miércoles una vez más el fin del embargo estadounidense contra Cuba, aprobando una resolución apoyada por 191 Estados miembros y con los únicos votos en contra del país estadounidense e Israel.

Hace un año, el texto había salido adelante por primera vez sin oposición, pues esos dos países decidieron abstenerse en medio del acercamiento con La Habana impulsado por la Administración de Barack Obama.

Te puede interesar: Embargo a Cuba continuará: Trump

Hoy, sin embargo, el gobierno de Donald Trump -y con él sus socios israelíes- optó por votar en contra como parte del "nuevo enfoque" de su política hacia la isla.

Estados Unidos calificó de "teatro político" el voto contra el embargo a Cuba que se celebra cada año en la ONU y acusó a La Habana de utilizarlo para "distraer al mundo de la destrucción que ha impuesto a su propio pueblo".

El texto cuenta todos los años con un apoyo casi total de los Estados miembros de la ONU, pero la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, insistió en que Estados Unidos no "tiene miedo al aislamiento" y defenderá sus "principios" incluso si tiene que hacerlo en solitario.

"Mientras el pueblo cubano siga privado de sus derechos humanos y libertades fundamentales, mientras los beneficios del comercio con Cuba apoyen al régimen dictatorial responsable de negar esos derechos, EE.UU. no tendrá miedo al aislamiento", aseguró la diplomática en un discurso previo a la votación.

Haley recordó además que la Asamblea General "no tiene poder" para terminar con el embargo estadounidense y dijo que la resolución que se discute hoy no es más que "teatro político".

Checa también: Cuba reclama a EU daños por embargo

"El régimen cubano está enviando al mundo el mensaje deformado de que el triste estado de su economía, la opresión de su gente y la exportación de su destructiva ideología no es su culpa", denunció.

Haley, que dirigió parte de su discurso directamente a los ciudadanos cubanos, insistió en que Washington va a seguir apoyándoles para que vivan en un país "en el que puedan hablar libremente" y "elegir a sus gobernantes".

"Nuestra amistad y buena voluntad hacia el pueblo cubano siguen tan fuertes como nunca", insistió Haley.

La Administración de Donald Trump ha enfriado el acercamiento con Cuba iniciado por Obama y Haley criticó hoy la decisión del anterior presidente de abstenerse en el voto contra el embargo en la ONU.

AGP